Santísima Madre de Dios, no permitas que jamás me separe de tu Divino Hijo. Te ruego me defiendas y protejas como tu hijo especial. Amen

El Santo Cura de Ars enseñaba a sus parroquianos sobre todo con el testimonio de su vida. De su ejemplo aprendian los fieles a orar acudiendo con gusto al Sagrario para hacer una visita a Jesus Eucaristía. “No hay necesidad de hablar mucho para orar bien”, les enseñaba el Cura de Ars. Sabemos que Jesús está alli, en el Sagrario: abramosle nuestro corazón, alegrémonos de su presencia. Esta es la mejor oración” Y les persuadia: “Venid a comulgar, hijos míos, venid donde Jesús. Venid a vivir de El para poder vivir con El ..” Es verdad que no sois dignos pero lo necesitais “.

El Cura de Ars consiguió en su tiempo cambiar el corazón y la vida de muchas personas, porque fué capaz de hacerles sentir el amor Misericordioso del Señor. A los fieles y así mismo explicaba: “No hay dos maneras de servir a Dios. Hay una sola, servirlo como El quiere ser servido”. Consideraba que la regla de oro para una vida obediente era: Hacer solo aquello que puede ser ofrecido al Buen Dios.”

El Santo Cura de Ars sentía una devocion vivísima hacia la Inmaculada Concepcion de La Santisima Virgen  María  y recordaba siempre a sus fieles:”Jesucristo, cuando nos dió todo lo que nos podia dar, quiso hacernos herederos de lo mas precioso que tenía, Su Santa Madre”.

La Iglesia quiere, porque Cristo lo desea, que cada uno pongamos a Maria en nuestra vida, en nuestro dia. Que hablemos con ella con toda naturalidad , la miremos, y le recemos: Padre de bondad tu que hiciste de Maria la Madre de Misericordia haz que todos unidos como hermanos sintamos su proteccion maternal.


Eucaristia por Maria

Akita-Japon

La Religiosa Sor Agnes Sasagawa recibe en 1973 la visita de nuestra Amadísima Madre Celestial, con mensajes relacionados con la importancia del Jesús Eucarístico, el rol de María como Corredentora, Abogada y Mediadora, y la inminencia de difíciles épocas para la humanidad.

Sor Agnes recibe los estigmas de Jesús, mientras una imagen de madera de la Virgen María sangra desde llagas aparecidas en una de sus manos, y también emana sudor con una fragancia celestial, que inunda la Capilla del Convento de la Orden de las Hermanas Custodiadoras de la Eucaristía.

La misma imagen llora por 101 veces consecutivas, teniendo esta cifra un significado revelado en una aparición de su Ángel Custodio a la hermana Sasagawa.

En Akita y en tantos lugares donde Maria se hace presente nos deja siempre un mensaje donde nos ayuda a orar junto a ella para ser buenos hijos de Dios en Akita dejó esta oracion;

6 de julio de 1973

“Mi hija, mi novicia, me has obedecido bién abandonándolo todo para seguirme. ¿Es dolorosa la enfermedad de tus oídos? Tu sordera será sanada, estate segura. ¿Te causa sufrimiento la herida de tu mano? Reza en reparación por los pecados de los hombres. Cada persona en esta comunidad es mi hija irremplazable. ¿Haces bien la oración de las Siervas de la Eucaristía? Entonces, oremos juntas.

Sacratísimo Corazón de Jesús, verdaderamente presente en la Santa Eucaristía, te consagro mi cuerpo y alma para ser enteramente una con Tu Corazón, sacrificado cada instante en todos los altares del mundo y dando alabanza al Padre, implorando por la venida de Su Reino.

Ruego que recibas esta humilde ofrenda de mi ser. Utilízame como quieras para la gloria del Padre y la salvación de las almas

Santísima Madre de Dios, no permitas que jamás me separe de tu Divino Hijo. Te ruego me defiendas y protejas como tu hijo especial. Amen

El 13 de Octubre de 1974, mientras oraba ante el Santísimo, la Hermana Agnes se curó instantáneamente de su sordera. Ella misma telefoneó a Monseñor Ito y le habló como si nunca hubiera estado sorda. El día siguiente, el médico diagnosticó: “Facultad de oír normal”. La curación duró seis meses, luego volvió a estar sorda. Dios le pidió que hiciera el ofrecimiento de ese sacrificio. El día de Pentecostés, último domingo de Mayo de 1982, sanaría definitivamente durante la bendición con el Santísimo Sacramento.

A partir del 4 de enero de 1975 comienza la lacrimación de la estatua, hasta el 15 de septiembre de 1981. ( 101 veces. ) Monseñor Ito fué testigo ocular de las lágrimas derramadas. El día que comenzó la lacrimación, el ángel se apareció a sor Inés y le dijo:
“No te sorprendas de ver a la Santísima Virgen María llorar. Una sola alma que se convierta es preciosa a su Corazón. Ella manifiesta su dolor para avivar vuestra fe, siempre tan inclinada a debilitarse. Ahora que habéis visto sus preciosas lágrimas, y para consolarla, habla con valor, extiende esta devoción para su gloria y la de su Hijo”.
LA SANTÍSIMA VIRGEN pide almas reparadoras, almas orantes. Lágrimas y sangre derrama su imagen. Ella reveló a Ida Peerdeman, en Amsterdam, bajo la advocación de Nuestra Nuestra Señora de Todos los Pueblos , que un 31 de Mayo la Iglesia proclamaría el último dogma mariano: María Corredentora, Medianera y Abogada. Su Corazón Inmaculado es fiel reflejo del de su Divino Hijo.


Novena de la Inmaculada Madre

Por la señal…
Señor mío Jesucristo..
.

ORACIÓN PARA TODOS LOS DÍAS

Dios te salve, María, llena de gracia y bendita más que todas las mujeres, Virgen singular, Virgen soberana y perfecta, elegida por Madre de Dios y preservada por ello de toda culpa desde el primer instante de tu Concepción: así como por Eva nos vino la muerte, así nos viene la vida por ti, que por la gracia de Dios has sido elegida para ser Madre del nuevo pueblo que Jesucristo ha formado con su sangre.

A ti, purísima Madre, restauradora del caído linaje de Adán y Eva, venimos confiados y suplicantes en esta novena, para rogarte que nos concedas la gracia de ser verdaderos hijos tuyos y de tu Hijo Jesucristo, libres de toda mancha de pecado.

Acordaos, Virgen Santísima, que habéis sido hecha Madre de Dios, no sólo para vuestra dignidad y gloría, sino también para salvación nuestra y provecho de todo el género humano. Acordaos que jamás se ha oído decir que uno solo de cuantos han acudido a vuestra protección e implorado vuestro socorro, haya sido desamparado. No me dejéis, pues, a mi tampoco, porque si me dejáis me perderé; que yo tampoco quiero dejaros a vos, antes bien, cada día quiero crecer más en vuestra verdadera devoción.

Y alcanzadme principalmente estas tres gracias: la primera, no cometer jamás pecado mortal; la segunda, un grande aprecio de la virtud cristiana, y la tercera, una buena muerte. Además, dadme la gracia particular que os pido en esta novena (hacer aquí la petición que se desea obtener).

Rezar la oración del día correspondiente:

Dia 7

DÍA SÉPTIMO

ORACIÓN DE ESTE DÍA. Oh Santísimo Hijo de María Inmaculada y benignísimo Redentor nuestro: así como diste a María, entre las demás virtudes, una pureza y castidad eximía, por la cual es llamada Virgen de las vírgenes, así te suplicamos, por intercesión de tu Madre Inmaculada, nos concedas la dificilísima virtud de la castidad, que tantos han conservado mediante la devoción de la Virgen y tu protección.

Meditar y rezar la oración final.

Bendita sea la santa e Inmaculada Concepción de la Santísima Virgen María, Madre de Dios. Avemaría.




Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: