Queridos hijos, hoy los llamo a renacer en la oración y, por medio del Espíritu Santo, a volverse un nuevo pueblo con mi Hijo; ..

agosto 5, 2011

Oh Madre nuestra ruega por nosotros!

Proclamaré sin cesar la misericordia del Señor, y daré a conocer que su fidelidad es eterna, pues el Señor ha dicho: “Mi amor es para siempre, y mi lealtad, más firme que los cielos”.

Proclamaré sin cesar la misericordia del Señor.

Primera carta del apóstol san Juan 5,1-5

Queridos hermanos: Todo el que cree que Jesús es el Cristo ha nacido de Dios; y todo el que ama a Aquél que da el ser, ama también al que ha nacido de él. En esto conocemos que amamos a los hijos de Dios: si amamos a Dios y cumplimos sus mandamientos. Todo el que ha nacido de Dios vence al mundo. Y ésta es la victoria que vence al mundo: nuestra fe; porque ¿quién es el que vence al mundo sino el que cree que Jesús es el Hijo de Dios?
Palabra de Dios.
Te alabamos, Señor.
Proclamaré sin cesar la misericordia del Señor

Meditacion entregarnos a Maria a traves de la consagracion

Una persona que se consagra y entrega voluntariamente a Jesucristo por medio de María, no puede ya disponer del valor de ninguna de sus buenas obras: todo lo bueno que padece, piensa, dice y hace pertenece a María quien puede disponer de ello, según la voluntad y mayor gloria de su Hijo.

Esta entrega, sin embargo, no perjudica en nada a las obligaciones de estado presente o futuro en que se encuentre la persona, por ejemplo, los compromisos de un sacerdote que, por su oficio y otro motivo cualquiera, debe aplicar el valor satisfactorio e impetratorio de la santa Misa a un particular. Porque no se hace esta consagración sino según el orden establecido y los deberes del propio estado.

Esta devoción nos consagra al mismo tiempo, a la Santísima Virgen y a Jesucristo. A la Santísima Virgen, como al medio perfecto escogido por Jesucristo para unirse a nosotros, y a nosotros con El. Al Señor, como a nuestra meta final, a quien debemos todo lo que somos ya que es nuestro Dios y Redentor. Perfecta renovación de las promesas bautismales.

La Sma. Virgen es Madre de dulzura y misericordia y jamás se deja vencer en amor y generosidad. Viendo que te has entregado totalmente a Ella para honrarla y servirla y te has despojado de cuanto más amas para adornarla se entrega también plena y totalmente a ti. Hace que te abismes en el piélago de sus gracias, te adorna con sus méritos, te apoya con su poder, te ilumina con su luz, te inflama con su amor, te comunica sus virtudes: su humildad, su fe, su pureza, etc. Se constituye en tu fiadora, tu suplemento y tu todo ante Jesús. Por último, dado que como consagrado perteneces totalmente a María, también Ella te pertenece en plenitud. De suerte que, en cuanto perfecto servidor e hijo de María, puedes repetir lo que dijo de sí mismo el Evangelista San Juan: “El discípulo se la llevó a su casa”.

Tratado de la verdadera devocion a Maria :San Luis María Grignion de Montfort

Consagracion

Oh, Corazón Inmaculado de María,

ardiente de bondad,

muéstranos tu amor.

Que la llama de tu Corazón, Oh María,

descienda sobre todas las personas.

Te amamos inmensamente.

Imprime un amor verdadero en nuestro corazón.

Que nuestro corazón por ti suspire.

Oh, María, dulce y humilde de corazón,

acuérdate de nosotros cuando pecamos.

Tú sabes que nosotros, los hombres, somos pecadores.

Mediante tu sacratísimo y maternal corazón,

cúranos de toda enfermedad espiritual.

Haz que seamos capaces de ver la belleza de tu corazón maternal,y así poder ser convertidos por la llama de tu corazón. Amén.

Acto de Consagración a la Santísima Virgen María
(Por San Luis María Grignion de Montfort)
     Yo, ….., hijo o hija de Dios por Jesús, renuevo y pongo los votos de mi bautismo en tus manos, Reina de Cielos y tierra. Renuncio para siempre a Satanás y a sus obras. Me ato y me ofrezco completamente a Jesucristo, Sabiduría Encarnada, para llevar mi cruz y seguirlo cada día de mi vida. Y para que pueda ser más fiel de lo que fui hasta ahora, en presencia de toda la corte celestial, Te escojo hoy, oh María, por Madre y Reina mía. Te entrego y te consagro con toda sumisión y amor mi cuerpo y mi alma, mis bienes interiores y exteriores, y hasta el valor de mis buenas acciones pasadas, presentes y futuras, dejándote entero y pleno derecho de disponer de mí y de todo cuanto me pertenece, sin excepción, según tu agrado, para mayor gloria de Dios en el tiempo y en la eternidad. Amén.

Mientras oramos a Maria para llegar a Jesus con nuestro corazon meditemos esta hermosa cancion de la Hermana Glenda.

Anuncios

Señor, Dios nuestro, elevamos hacia Ti nuestra gratitud, en unión con nuestra Madre del Cielo, por todas las abundantes gracias que derramas…al mundo por su intermedio.

junio 9, 2011

Te pedimos ahora, Dios nuestro, la gracia de permanecer en tu amor. Que todos nosotros seamos uno, como Tú y tu Madre son uno, en perfecta unión y en un único corazón de amor y de paz. Amén.

Dios te Salve Maria, llena Eres de gracia..

 

Queridos hijos, hoy los bendigo con mi bendición maternal y los invito a todos a la conversión. Deseo que cada uno de ustedes se decida a cambiar su vida y que cada uno trabaje más en la Iglesia, no con palabras o con pensamientos sino con el ejemplo, para que sus vidas sean un alegre testimonio de Jesús. Ustedes no pueden decir que están convertidos, porque su vida debe ser una conversión diaria. Para entender qué deben hacer, hijitos, oren y Dios les hará comprender qué es necesario concretamente que hagan y en qué tienen necesidad de cambiar. Estoy con ustedes y los pongo a todos bajo mi manto. Medjugorge año 1993

Los invito a rezar por la paz. Por la paz en sus corazones, la paz en sus familias, la paz en el mundo.

Gracias por haber respondido a mi llamado.

Queridos hijos, hoy deseo que comprendan que soy su Madre y que deseo ayudarlos e invitarlos a la oración. Solamente mediante la oración podrán entender y aceptar mis mensajes y practicarlos en sus vidas. Lean la Sagrada Escritura, vívanla y oren para comprender las señales de este tiempo. Éste es un tiempo especial y por eso estoy con ustedes para acercarlos a mi Corazón y al Corazón de mi Hijo Jesús. Queridos hijitos, deseo que sean hijos de la luz..

María es Reina de la Paz, porque nos lleva por el camino que Jesús nos marcó.Convertirse es dejar que Dios actúe en uno. Convertirse es – por esa misma razón- acercarse a Dios, o lo que es lo mismo, acercarse a su Amor. La verdadera oración, que atrae la gracia de Dios, en la que se manifiesta la paz, y se experimenta el amor, se da cuando nos decidimos a amar a Dios por sobre todas las cosas, a abrirle el corazón para que lo llene con su Amor.“Crean con fe firme””Sean fuertes””oren para que la oración le dé fuerzas”.

María es Reina de la Paz porque en Ella reposa plenamente la paz de Cristo y esta paz que viene a regalarnos no es otra que la que precede del Corazón traspasado en la cruz, junto al suyo abierto a la maternidad de todos los hombres.

Hoy quiero orar por el don del amor y creo que Tú me escucharás. Quiero orar en unión con María, Madre del Amor, que se abrió totalmente a Tu amor. María, Madre mía, ora conmigo y por mí, ora por todos tus hijos a quienes diste a luz con dolor y con amor al pie de la cruz.

Oh, Dios, nuestro corazón está en profunda oscuridad,

a pesar de nuestra unión a tu Corazón

Todas las veces que el corazón está dividido entre el bien y el mal,

que sea iluminado por tu luz y que reencuentre la unidad.

que nuestro corazón se eleve hacia Vos, como el de un niño.

Haz, Señor, que nuestro corazón esté radiante de paz

y que de ella tenga siempre nostalgia.

Haz que puedan habitar en nosotros

tu santa voluntad y tu amor.

Que deseemos, al menos algunas veces, ser tus hijos.

Y cuando, Oh Señor, deseemos ser tus hijos,

acuérdate de nuestros pasados deseos

y ayúdanos a nuevamente acogerte.

Te abrimos nuestros corazones

para que viva en nosotros tu santo amor.

Te abrimos nuestras almas

para que sean tocadas por tu santa misericordia,

que nos ayudará a ver claramente todos los pecados,

y nos hará comprender

que es el pecado el que nos hace impuros.

Deseamos, Dios, ser tus hijos humildes y devotos,

para poder volvernos tus hijos amados y sinceros,

así como el Padre quiere de nosotros.

Jesús, Hermano nuestro, ¡ayúdanos! a que obtengamos del Padre su bondad y a que seamos buenos hacia Él.

Ayúdanos, Oh Jesús, a comprender bien lo que Dios nos da.

 

Consagración al Corazón Inmaculado de María

Que la llama de tu Corazón, Oh María, descienda sobre todas las personas.

Te amamos inmensamente. Imprime un amor verdadero en nuestro corazón.

Que nuestro corazón por ti suspire.

Oh, María, dulce y humilde de corazón, acuérdate de nosotros cuando pecamos. Tú sabes que nosotros, los hombres, somos pecadores.

Mediante tu sacratísimo y maternal corazón, cúranos de toda enfermedad espiritual. Haz que seamos capaces de ver la belleza de tu corazón maternal, y así poder ser convertidos por la llama de tu corazón. Amén.

Maria somos Tus hijos, gracias por Tu Amor

Aseméjanos a ti,

y enséñanos a caminar

por la vida tal como tú lo hiciste:

fuerte y digna, sencilla y bondadosa,

repartiendo amor, paz y alegría.

En nosotros recorre nuestro tiempo,

preparándolo para Cristo Jesús.

(P.José Kentenich).

Tú eres nuestra esperanza, porque el mismo

Jesús nos confió a ti en la hora de la cruz,porque tú eres verdaderamente nuestra madre. Te pedimos que cuides de todos tus hijos

como cuidaste a Jesús Niño. Confiamos en ti como un niño confía en su madre,

Llévanos hasta tu Hijo Jesús: ayúdanos a seguirle hasta el fin para que nuestra esperanza no sea defraudada.  Amén.

(Thomas Suavet)

Mensajeros de la Reina de la Paz

En el mes del espíritu Santo reza con fe y pide a Maria que puedas recibir los dones del Espiritu Santo Reza esta oración con Fe:

Ven espíritu Santo, Ven por medio de la Poderosa intersección del Inmaculado corazón de Maria Tu Amadisima Esposa. Tres veces.


¡Oh María!, soberana de mi vida y de mi conducta, dispón de mí y de todo lo que me pertenece, para que camine siempre junto al Señor bajo tu mirada de Madre.

junio 1, 2011

¡Queridos hijos! Mi oración hoy es para todos ustedes que buscan la gracia de la conversión. Llaman a la puerta de mi Corazón, pero sin esperanza ni oración, en el pecado, y sin el sacramento de la Reconciliación con Dios. Abandonen el pecado y decídanse, hijitos, por la santidad. Solamente así puedo ayudarlos y escuchar vuestras oraciones e interceder ante el Altísimo. ¡Gracias por haber respondido a mi llamado! Mensaje dado el 25 de Mayo de 2011

Santa María, Madre de Dios y Madre de los hombres,ruega por nosotros..


Oremos

Consagración al Corazón Inmaculado de María

Oh, Corazón Inmaculado de María,

ardiente de bondad,

muéstranos tu amor.

Que la llama de tu Corazón, Oh María,

descienda sobre todas las personas.

Te amamos inmensamente.

Imprime un amor verdadero en nuestro corazón.

Que nuestro corazón por ti suspire.

Oh, María, dulce y humilde de corazón,

acuérdate de nosotros cuando pecamos.

Tú sabes que nosotros, los hombres, somos pecadores.

Mediante tu sacratísimo y maternal corazón,

cúranos de toda enfermedad espiritual.

Haz que seamos capaces de ver la belleza de tu corazón maternal,

y así poder ser convertidos por la llama de tu corazón. Amén.

mensaje a Mirjana del 2 de enero del 2000:
“Nunca como hoy mi corazón pide vuestra ayuda. Yo, vuestra Madre, ruego a mis hijos para que puedan ayudarme a realizar aquello por lo que el Padre me ha enviado. Él me ha enviado en medio de vosotros porque su amor es grande. En este tiempo grande y santo en el que habéis entrado orad de un modo especial por aquellos que no han sentido el amor del Señor. Orad y esperad.”

“No os sintáis extraños al destino
del mundo, sino sentiros piedras
preciosas de un bellísimo mosaico
que Dios, como gran artista, va
formando día a día…ofreciendo
nuestro dolor a Dios a través de
Cristo, podemos colaborar en la
victoria del bien sobre el mal, porque
Dios hace fecundo nuestro
ofrecimiento, nuestro acto de
amor”.
Benedicto XVI

Alégrate, llena de gracia…”, exclama el Angel en su visita a la Virgen de Nazaret,revelándole así su identidad mas profunda,el “nombre”, por así decir, con el que Dios mismo la conoce: “llena de gracia”.

La llena de gracia, la Inmaculada, es fuente de luz interior, de esperanza y de consuelo.En medio de las pruebas de la vida y sobre todo ante las contradicciones que el hombre hoy día afronta en su entorno y dentro de sí, Maria, Madre de Cristo, nos dice que la gracia es mayor que el pecado, que la misericordia de Dios es más poderosa que el mal y sabe transformar a éste en bien. Por desgracia a diario experimentamos el mal, que se muestra de muchas maneras en las relaciones y en los eventos, pero que en realidad tiene su raíz en el corazón del hombre, un corazón herido, enfermo e incapaz de curarse por sí mismo.” Extraido del diario Eco de Medjugorge.

“La intercesión de la Virgen Madre de Dios, que todos buscamos, Ella la dirige a nuestra conversión, a nuestra santidad. Esto es lo que desea, que todos estemos donde Ella está. Pero, entre el deseo de la Virgen, que es la misma voluntad de Dios, o sea la salvación de todos los hombres, y en concreto nuestra propia salvación, media nuestra voluntad. 

 La Virgen nos pide que nos unamos a Dios en la oración del corazón, en esa oración que nos abre a la aceptación de la gracia, a la luz que nos muestra nuestra situación de pecado, a la voluntad de caminar hacia el Salvador, a confesar nuestras culpas para alcanzar el perdón del Señor por medio del sacramento que Él mismo dio a su Iglesia para nuestra salvación.”

¡Dichoso al que perdonan su culpa

y su pecado queda perdonado!

 Guardaba yo silencio y se consumían mis huesos…

  Reconocí mi pecado y no te oculté mi culpa;

me dije: “Confesaré al Señor mis rebeldías”.

Y tú absolviste mi culpa, perdonaste mi pecado…” (Salmo 32).

P. Justo Antonio Lofeudo
www.mensajerosdelareinadelapaz.org

Oremos Junto a Maria Santisima

Que todos los pecadores tengamos arrepentimiento.
Que los enfermos tengan la salud.
Que en el purgatorio logren las ánimas refrigerio.
Y que este santo sacrificio tenga efecto
tan completo en toda la cristiandad,
que alcancemos por su medio,
el ir a alabar a Dios en tu compañía
en el cielo. Amén.”

Novena  de  la  confianza.

Madre amable de mi vida
Auxilio de los Cristianos,
La gracia que necesito

Pongo en Tus benditas manos.
Dios te salve María…

Tú que sabes mis pesares
Pues todos te los confío
Da la paz a los turbados
Y alivio al corazón mío.
Dios te salve María…

Y aunque Tu amor no merezco
No recurriré a Tì en vano
Pues eres Madre de Dios
Y auxilio de los Cristianos.
Dios te salve María…

Dame tus ojos, Madre, para saber mirar;
si miro con tus ojos jamás podré pecar.

Dame tus labios, Madre para poder rezar,
si rezo con tus labios Jesús me escuchara.

Dame tu lengua, Madre, para ir a comulgar,
es tu lengua, paterna de gracia y santidad.

Dame tus labios, Madre, que quiero trabajar,
entonces mi trabajo valdrá una eternidad.

Dame tu manto, Madre, que cubra mi maldad,
cubriendo con tu manto al cielo he de llegar.

Dame tu cielo, Oh Madre, para poder gozar,
si tu me das Cielo, que mas puedo anhelar?.

Dame Jesús, Oh Madre, para poder amar,
esta será mi dicha por una eternidad.

María, Madre de misericordia, muestra a tus hijos el Corazón de Jesús, que tú viste abierto para ser siempre fuente de vida.

María, presente en medio de los discípulos, tú haces cercano a nosotros el amor vivificante de tu Hijo resucitado.

María, Madre atenta a los peligros y a las pruebas de los hermanos de tu Hijo, tú no cesas de conducirles por el camino de la salvación.

Juan Pablo II

Las oraciones son gentileza del sitio Siembra Amor. Blogspot.com

Consagrate al Corazon Inmaculado de Maria y dile con tu corazon “Quiero ser totalmente tuyo Madre Mia…”


A %d blogueros les gusta esto: