“Hijas mías, estoy enviada por el amor que mi hijo Jesús siente por vosotras, con el mismo amor que una Madre siente por sus hijos.

Primera aparición de la Santísima Virgen Madre de las Amas Consagradas

 Colectiva para el grupo de las hermanas y familia Padrón

Llegó así el día 6 de febrero de 1993, sábado

En la tarde la familia Padrón acudió a la residencia religiosa de las Siervas de Jesús, porque el día anterior, viernes, tal como correspondía, al Ing. Padrón le había resultado materialmente imposible venir a la adoración y manifestó que deseaban hacerla en este día sábado, para no perder el ritmo semanal.

Cuenta el Ing. Padrón, que ese día toda la familia había sentido la necesidad de ir a orar como siempre y por tanto no tuvieron empacho alguno en pedir el permiso para acudir ese sábado, en sustitución de la falta del viernes

La hermana Clara les concedió la autorización sin problema alguno.

Como todavía era temprano y mientras llegaba el momento del inicio de la hora santa, se detuvieron a conversar un tanto. La hermana Mary Carmen pensó dentro de sí algo molesta’

-” Esta familia viene siempre a quitarle el tiempo a uno “-

Durante la hora santa el Ing. Padrón observó que la imagen del Sagrado Corazón de Jesús de la capillita resplandecía en forma extraña, rodeada de una especie de color azul celeste; a esto se añadía olor a incienso, rosas y nardos, en ese orden. A un cierto momento comenzó a sudar mucho, a pesar de la temperatura, que en este mes del año es particularmente baja y de pronto escuchó (y no sabe explicar cómo) una voz suave y tierna de mujer que decía:

“ SOY MARIA, LA MADRE DE DIOS, LA MADRE DE ESTAS HIJAS TAN QUERIDAS Y LA MADRE DE TODOS. HE VENIDO AQUÍ, A ESTE BOSQUECITO, A ESTE JARDIN, A ESTA CASA DE RECOGIMIENTO Y DE ORACION, DONDE ESTÁ MI HIJO MUY AMADO. ESTA NOCHE ESTARE CON USTEDES, TODOS PODRAN VERME, LES ACOMPAÑARÉ TODA LA NOCHE Y ME MANIFESTARE HASTA EL AMANECER. HIJITAS MUY QUERIDAS: ALE­GRENSE EN EL SEÑOR YA QUE LOS PRODIGIOS DE MI HIJO JESUS LAS RODEARAN, EL SEÑOR HA ELEGIDO LAS MAS PEQUEÑAS Y ASI RECIBIRAN MIS MENSAJES MIS HIJOS E HIJAS CONSAGRADAS EN TODO EL MUNDO “

Mientras escuchaba las palabras el Ing. Padrón las repetía en voz alta como efecto de un imperativo que no sabia explicarse. La cara de sorpresa de su esposa e hijos era tal que al finalizar la hora santa y mientras las hermanas se dirigían hacia la cocina por el corredor, la esposa le reclamó entre sorprendida y molesta la razón de tal despropósito.

“¿Por qué dijiste esas cósase Le dijo al esposo con evidente molestia. A lo que respondió el Ing. Padrón:

“Quédate tranquila y esperemos”.

No obstante él mismo se preguntaba a sí mismo qué es lo que había ocurrido y su desconcierto era aún mayor que el de ellos. Pero a pesar de todo sentía simultáneamente una gran segundad.

Hacia las 6:10 p.m., los Padrón dieron inicio al ensayo de cánticos a la Virgen acompañados del teclado. Se habían colocado alrededor de un mesón que estaba en el pasillo corredor cerca de la cocina. Desde allí se podía visualizar perfectamente la explanada jardín de la casa religiosa.

Unos minutos más tarde, una ingente bandada de pájaros se posó en las ramas de los árboles más cercanos del bosque y se pusieron a trinar en un tono muy intenso; y era tanto el alboroto que los que ensayaban dejaron de cantar y al instante los pájaros suspendieron sus trinos. Se repitió vanas veces hasta que decidieron no tomarlos en cuenta.

Entonces la familia Padrón invitó a las hermanas, que estaban en el recinto de la cocina a unos pasos, para que participaran en el ensayo y ellas aceptaron gustosas. Además de la superiora hermana Clara, se hizo presente la hermana Clara, una de las dos jóvenes Por razones de un viaje a la ciudad de Valencia la hermana Consuelo, que pertenecía al grupo de las dos de más edad junto con la superiora, no estaba presente ese día.

“La Santísima Virgen pide que se arrodillen..

Mientras la hermana Mary Carmen dialogaba con la Santísima Virgen pudo observarse que su hábito se transformaba en algo brillante por efecto de una iluminación particular que no se sabía de qué manera ocurría. Al terminar el diálogo privado entre la Santí­sima Virgen y la hermana, ésta, en voz audible, les indicó a todos los demás presentes:

“La Santísima Virgen pide que se arrodillen)

Todos obedecieron y se arrodillaron sobre la grama Decidieron rezar el santo rosario, de rodillas ante la Virgen que estaba ante sus ojos. En cada misterio se indicaba una intención particular. Antes del segundo misterio la hermana Mary Carmen expuso la intención “Por los Sacerdotes y por las Religiosas” Mientras hacia mención de la intención del misterio la Santísima Virgen giró la cabeza con un movimiento suave, con rostro sonriente, bajó sus brazos, los abrió, hizo una reverencia con el cuerpo y luego se reincorporó a la posición previa.

Al cuarto misterio el Ing. Padrón sugirió a la hermana Mary Carmen que repitiese la intención por los sacerdotes y religiosas y aquí la Santísima Virgen repitió las acciones y gestos de reverencia del segundo misterio, pero como dando las gracias.

Durante el rezo del santo rosario ocurrió un fenó­meno que les llamó mucho la atención: desde el manto de la Santísima Virgen se desprendió una luz muy brillante, algo así como una estrella que cayó al suelo y se partió en infinidad de trozos minúsculos, como escarchas

Este primer mensaje recibido en esta oportunidad por la hermana Mary Carmen de la Santísima Virgen es como sigue:

“Hijas mías, estoy enviada por el amor que mi hijo Jesús siente por vosotras, con el mismo amor que una Madre siente por sus hijos.

Si hijitas, quiero tocar vuestros corazones y llenarlos de humildad y sencillez.

Os pido que os unáis en oración; que todas seáis una, que renovéis el espíritu de Fe.

Recordad lo que mi Hijo os dijo: “QUE OS AMÉIS LOS UNOS A LOS OTROS COMO YO OS HE AMADO

Dios Padre ha puesto en vuestras manos el carisma de la Eucaristía y del Sacerdocio. Os pido fidelidad a este compromiso y renovación del espíritu de la Congregación.

 

Hijitas mías, las cosas del mundo se quedan en este mundo y las cosas que se hacen por amor a Dios suben llevadas por MI INMACULADO CORAZON.

Orad, orad, orad… orad unidas para que, con la gracia que Dios ha derramado sobre vosotras, se alivien la tibieza y la frialdad de mis almas consagradas. Os pido de corazón, orad. El tiempo se aproxima. OS CUBRO CON MI MANTO.

OS TENGO EN MI CORAZÓN.”

 

Cuenta la hermana Mary Carmen que después de haberle dictado el mensaje la misma Santísima Virgen se dignó aconsejarla con relación a una pregunta que le harían posteriormente muchas personas’ “¿Como viste a la Virgen? ¿ Cómo era ella?”

La Santísima Virgen le sugirió que respondiese de esta manera’

” La vi con un traje azul y blanco muy hermoso y no tengo palabras para describir su hermosura, no hay nadie en el mundo como Ella ”

La hermana Mary Carmen escribe esto en sus apuntes “Sí, la vi Y este mensaje es de ella Quien mega al hijo mega a la madre Quien mega a su madre, mega al hijo”

Después del mensaje la Santísima Virgen pidió a los que estaban junto a Mary Carmen que se arrodillaran una vez más, porque los quería bendecir. Al terminar la bendición la hermana interlocutora se levantó y se dirigió a la capilla sin dirigir la mirada a nadie.

Fragmento de las Primeras Apariciones de la Santisima Virgen Maria Madre de las Almas Consagradas en Venezuela- Estado de Miranda-

Aqui los mensajes y la historia completa

ORACION A LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA,
MADRE DE LAS ALMAS CONSAGRADAS.

¡Oh Santísima Virgen María
te invoco como Madre de las personas consagradas!
Concédenos profundizar cada día más
en el amor a Jesús Eucaristía y vivir de tal manera
que podamos así, llevar muchas almas
al conocimiento de Cristo.
Que nuestra entrega se refleje en la unión
y caridad en vida cristiana
y que todas nuestras acciones sean guiadas por tu mano.
Que la vida de infancia espiritual, la confianza en Dios,
el amor a Jesús en el Santísimo Sacramento,
la oración y abnegación por los sacerdotes
y el celo por atraer las almas a la Divina Eucaristía,
sean tarea permanente,
compromiso con nuestros hermanos
con un sólo corazón en el amor.

Amén

Oh María, Madre de la Iglesia,

Ruega por ellas...

Ruega por ellas…

te encomiendo 
toda la vida consagrada,
a fin de que tú le alcances 
la plenitud de la luz divina:
que viva en la escucha
de la Palabra de Dios,
en la humildad del seguimiento
de Jesús, tu hijo y nuestro Señor, 
en la acogida
de la visita del Espíritu Santo,
en la alegría cotidiana del Magníficat,
para que la Iglesia sea edificada
por la santidad de vida
de estos hijos e hijas tuyos,
en el mandamiento del amor. Amén.

(SS Benedicto XVI)

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: