Que vuestras vidas se vuelvan plenas de oración. Sin amor no podéis orar. Por ello os invito ante todo a amar a Dios Creador de vuestras vidas; luego reconoceréis y amareis a Dios en todos, como Él os ama a vosotros.” Medjugorje

marzo 23, 2011

Invitacion Especial para jovenes

Meditacion con La Palabra

Querido hermano: Conforma tu predicación a la sólida doctrina que recibiste de mí acerca de la fe y el amor que tienen su fundamento en Cristo Jesús. Guarda este tesoro con la ayuda del Espíritu Santo, que habita en nosotros.
Por tu parte, hijo mío, manténte firme con la gracia de Cristo Jesús. Y lo que me oíste proclamar en presencia de tanto’ s testigos, confíalo a personas fieles, capaces, a su vez, de enseñarlo a otras personas. Comparte conmigo los sufrimientos, como buen soldado de Cristo Jesús.
Palabra de Dios.II carta del apóstol san Pablo a Timoteo1, 13-14; 2, 1-3

Yo soy el buen pastor, dice el Señor; yo conozco a mis ovejas y ellas me conocen a mí.

Evangelio  san Mateo 9, 35-38

En aquel tiempo, Jesús recorría todas las ciudades y los pueblos, enseñando en las sinagogas, Predicando el Evangelio del Reino y curando toda enfermedad y dolencia. Al ver a las multitudes se compadecía de ellas, porque estaban extenuadas y desamparadas, como ovejas sin pastor. Entonces dijo a sus discípulos:
“La cosecha es mucha y los trabajadores, pocos. Rueguen, por lo tanto, al dueño de la mies que envíe trabajadores a sus campos”. Es Palabra de Dios.

Reflexion y Oracion

La luz que hay en nosotros no brota de nuestro interior,  sino de Jesucristo. Yo soy la luz del mundo; el que me sigue no anda en tinieblas. Su luz esclarece nuestras conciencias; más aún, nos puede convertir en luz que ilumine la vida de los demás: vosotros sois la luz del mundo. Nos pone el Señor en el mundo a todos los cristianos para que señalemos con la luz de Cristo el camino a los demás. Lo haremos con nuestra palabra y, particularmente, a través de nuestro comportamiento en los deberes profesionales, familiares y sociales.

La Cuaresma es un tiempo muy oportuno para pedirle al Señor que nos ayude a formarnos muy bien la conciencia, y para que examinemos si somos radicalmente sinceros con nosotros mismos, con Dios, y con aquellas personas que en su nombre tienen la misión de aconsejarnos.

El cristiano está puesto por Dios como antorcha que ilumina a otros en su caminar hacia Dios.

El Señor nos invita a seguirle y a imitarle, y nos deja una regla sencilla, pero exacta, para vivir la caridad con humildad y espíritu de servicio: Todo lo que queráis que hagan los hombres con vosotros, hacedlo también vosotros con ellos.

La Virgen, Nuestra Señora,  nos enseñará a entender que servir a los demás es una de las formas de encontrar la alegría en esta vida y uno de los caminos más cortos para encontrar a Jesús. Para eso hemos de pedirle que nos haga verdaderamente humildes.

Reflexiones del Papa Benedicto XVI

La Cuaresma es el tiempo privilegiado de la peregrinación interior hacia Aquél que es la fuente de la misericordia. Es una peregrinación en la que Él mismo nos acompaña a través del desierto de nuestra pobreza(2006).

Aunque parezca que domine el odio, el Señor no permite que falte nunca el testimonio luminoso de su amor. A María, «fuente viva de esperanza», le encomiendo nuestro camino cuaresmal, para que nos lleve a su Hijo.

Fuente: http://www.opusdei.es/art.php?p=32288

Meditaciones con San Jose Maria Escriba

Maria Madre Nuestra

Madre! —Llámala fuerte, fuerte. —Te escucha, te ve en peligro quizá, y te brinda, tu Madre Santa María, con la gracia de su Hijo, el consuelo de su regazo, la ternura de sus caricias: y te encontrarás reconfortado para la nueva lucha.
Dirígete a la Virgen, y pídele que te haga el regalo —prueba de su cariño por ti— de la contrición, de la compunción por tus pecados, y por los pecados de todos los hombres y mujeres de todos los tiempos, con dolor de Amor.

Y, con esa disposición, atrévete a añadir: Madre, Vida, Esperanza mía, condúceme con tu mano…, y si algo hay ahora en mí que desagrada a mi Padre-Dios, concédeme que lo vea y que, entre los dos, lo arranquemos.
Continúa sin miedo: ¡Oh clementísima, oh piadosa, oh dulce Virgen Santa María!, ruega por mí, para que, cumpliendo la amabilísima Voluntad de tu Hijo, sea digno de alcanzar y gozar las promesas de Nuestro Señor Jesús.

San Jose Maria Escriba

Recordemos el mensaje de Maria Santisima:

La verdadera paz, la que viene de Dios, es producto, es gracia de conversión. Convertirse significa regresar a Dios. Es ponerlo a Él como meta de nuestra existencia. Es cambiar radicalmente de vida para centrarla en Jesús, que es el único Camino. Y la Virgen viene precisamente para eso. A enseñarnos, a ayudarnos, a darnos fuerzas para que el Espíritu Santo produzca el cambio en nosotros, la conversión del corazón. Por eso es Ella la Reina de la Paz. Ella, incansablemente, nos invita a la oración. Sin oración no hay conversión.

En todos sus mensajes nos pide oración. Pero no cualquier oración sino la del corazón, porque ésa nos irá transformando. Es la oración de quien confiadamente se abandona a la Fidelidad, Bondad y Misericordia de su Creador. Orar, orar y orar, repite en uno y otro mensaje.

Que significa no sólo estar en oración permanente sino orar con mayor profundidad. Orar hasta que la oración deje de ser monólogo; orar hasta que también sea escucha y revelación; orar hasta que se vuelva alegría.

“Lo más necesario es orar. Pedid al Espíritu Santo que descienda sobre la tierra y entonces todo se volverá muy claro y el mundo cambiará. Orad todos los días al Espíritu Santo. Vosotros pedís demasiadas cosas y no pedís lo más importante, ¡Pedid el don del Espíritu Santo y lo tendréis todo!.. Debéis orar por la efusión del Espíritu Santo sobre vosotros, sobre vuestras familias, sobre vuestras parroquias. Orad y no os arrepentiréis. Dios os concederá todos los dones con los cuales lo glorificareis hasta el término de vuestra vida terrena.” ” La gente no sabe orar, va a los santuarios y a la iglesia solamente para ser curados de males físicos o para pedir gracias particulares. Pero no ahondan en la profundidad de la fe…Si poseen el don del Espíritu lo tienen todo, todo lo demás vendrá por añadidura”. También pide el ayuno –según la tradición de la Iglesia, los miércoles y viernes- a pan y agua, y del corazón. Mucho antes de la guerra dijo, no en una sino en varias ocasiones, que con la oración y el ayuno es posible evitar las guerras, o detener a las ya iniciadas, y suspender las leyes naturales.

Nos invita a que todo lo hagamos en la humildad y el amor. Ella viene a guiarnos en el amor. Dice la Escritura que la oración del humilde horada las nubes y llega hasta el mismo trono de Dios.

Nos pide que vivamos la Santa Misa, no hay nada más importante que la Misa. Allí es el mismo Jesús el Señor, Dios que se hizo hombre por nosotros, quien se está inmolando al Padre por nuestra salvación. En la Eucaristía está verdaderamente Jesús presente, en alma, cuerpo, sangre y divinidad. Nos llama a la adoración eucarística y a adorar a la cruz.

Todo esto lo encontraras en el sitio de los Mensajeros de La Reina de La Paz.

oremos con Maria

Soy todo tuyo María

Virgen María, Madre mía, me consagro a ti

y confío en tus manos toda mi existencia.

Acepta mi pasado con todo lo que fue.

Acepta mi presente con todo lo que es.

Acepta mi futuro con todo lo que será.

Con esta total consagración te confío cuanto tengo y cuanto soy,

todo lo que he recibido de Dios.

Te confío mi inteligencia, mi voluntad, mi corazón.

Deposito en tus manos mi libertad, mis ansias y mis temores,

mis esperanzas y mis deseos, mis tristezas y mis alegrías.

Custodia mi vida y todos mis actos

para que le sea más fiel al Señor

y con tu ayuda alcance la salvación.

Te confío ¡Oh María! mi cuerpo y mis sentidos

para que se conserven puros y me ayuden en el ejercicio de las virtudes.

Te confío mi alma

para que tú la preserves del mal.

Hazme partícipe de una santidad igual a la tuya;

hazme conforme a Cristo, ideal de mi vida.

Te confío mi entusiasmo y el ardor de mi juventud,

para que tú me ayudes a no envejecer en la fe.

Te confío mi capacidad y deseos de amar;

enséñame y ayúdame a amar como tú has amado

y como Jesús quiere que se ame.

Te confío mis incertidumbres y angustias

para que en tu corazón yo encuentre seguridad,

sostén y luz en cada instante de mi vida.

Con esta consagración me comprometo a imitar tu vida.

Acepto las renuncias y sacrificios que esta elección comporta

y te prometo, con la gracia de Dios y con tu ayuda,

ser fiel al compromiso asumido.

¡Oh María!, soberana de mi vida y de mi conducta,

dispón de mí y de todo lo que me pertenece,

para que camine siempre junto al Señor bajo tu mirada de Madre.

¡Oh María! Soy todo tuyo

y todo lo que poseo te pertenece ahora y siempre. ¡Amén!

Ave Maria Purisima, sin pecado Concebida.

Sagrado Corazon de Jesus; En Vos Confio.



Santa Maria, ayúdame a esforzarme según el máximo de mi capacidad y el máximo de mis posibilidades para así responder al Plan de Dios

marzo 18, 2011

Encuentro Especial para Jovenes

 

Nuestra fe es la que nos ha dado la victoria sobre el mundo

Primera carta del apóstol san Juan 5, 1-5

Queridos hermanos: Todo el que cree que Jesús es el Mesías, ha nacido de Dios. Todo el que ama a un padre, ama también a los hijos de éste. Conocemos que amamos a los hijos de Dios, en que amamos a Dios y cumplimos sus mandamientos, pues el amor de Dios consiste en que cumplamos sus preceptos. Y sus mandamientos no son pesados, porque todo el que ha nacido de Dios vence al mundo. Y nuestra fe es la que nos ha dado la victoria sobre el mundo. Porque, ¿quién es el que vence al mundo? Sólo el que cree que Jesús es el Hijo de Dios.
Palabra de Dios.

El que permanece en mí y yo en él, ése da fruto abundante

En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos:
“Yo soy la verdadera vid y mi Padre es el viñador. Al sarmiento que no da fruto en mí, él lo arranca, y al que da fruto lo poda para que dé más fruto.
Ustedes ya están purificados por las palabras que les he dicho. Permanezcan en mí y yo en ustedes. Como el sarmiento no puede dar fruto por sí mismo, si no permanece en la vid, así tampoco ustedes, si no permanecen en mí. Yo soy la vid, ustedes los sarmientos; el que permanece en mí y yo en él, ése da fruto abundante, porque sin mí nada pueden hacer. Al que no permanece en mí se le echa fuera, como al sarmiento, y se seca; luego lo recogen, lo arrojan al fuego y arde.
Si permanecen en mí y mis palabras permanecen en ustedes, pidan lo que quieran y se les concederá. La gloria de mi Padre consiste en que den mucho fruto y se manifiesten así como discípulos míos”.
palabra del Señor.Evangelio según san Juan 15, 1-8

Evangelio del dia:http://www.iesvs.org

Oración de Cuaresma

Padre nuestro, que estás en el Cielo,
durante esta época de arrepentimiento,
ten misericordia de nosotros.
Con nuestra oración, nuestro ayuno y nuestras buenas obras,
transforma nuestro egoísmo en generosidad.
Abre nuestros corazones a tu Palabra,
sana nuestras heridas del pecado,
ayúdanos a hacer el bien en este mundo.
Que transformemos la obscuridad
y el dolor en vida y alegría.
Concédenos estas cosas por Nuestro Señor Jesucristo.
Amén.

Para Alcanzar Amor

Madre del Divino Amor,
Tú que tan bien supiste aprender de Él
las lecciones de misericordia,
de extraordinaria bondad
y de suprema caridad,
obténme la gracia
de entrar a esa misma escuela
y aprender de Ti, que tan maravillosamente reflejas
la grandeza del amor,
a acercarme dia a dia
interiorizando más y más
a Áquel que siendo Él mismo todo amor
es también para nosotros
La puerta de acceso a La Comunión amorosa.
Que asi sea.

Para obtener la Piedad Filial

Madre del Amor Misericordioso,
bien sabes que tu Hijo,
desde lo alto de la Cruz,
señaló el camino de la piadosa
filiación como Áquel
que deberiamos recorrer.
Te imploro me obtengas la gracia
de acercarme a tu Inmaculado Corazón,
desde mi propio corazón,
para aprender a amarte y a honrarte
con el amor que el Señor Jesús te tiene.
Cuida que este hijo tuyo ingrese asi
en el proceso de amorización
y vea algún día cumplida
la grandeza de verse conformado
en el Salvador
Amén

 

Oración del Fiat

Santa Maria, ayúdame a esforzarme
según el máximo de mi capacidad
y el máximo de mis posibilidades
para así responder al Plan de Dios
en todas las circunstancias concretad de
de mi vida. Amen.

 

Para ser Mejor

Auxilio de los pecadores,

siempre dispuesta al perdón

y a Ia intercesión,

obténme las gracias
que me sean necesarias
para encaminar rectamente mi vida,
rechazar enérgicamente el pecado,
huir de sus ocasiones
y poner los mejores medios
para purificarme según el divino designio
y asi encaminarme hacia quien es la Vida misma.
Amen.

Ante las Tentaciones

Madre querida acógeme en tu regazo,
cúbreme con tu manto protector
y con ese dulce cariño
que nos tienes a tus hijos
aleja de mi las trampas del enemigo,
e intercede intensamente
para impedir que
sus astucias me hagan caer.
A tí me confío
y en tu intercesión espero.
Amen.

 

Para vivir la Reconciliacidn

iOh Madre de Ia Reconciliación!
Tu, que por tu humildad, corno primicia,
recibiste el don obténme del Señor
su bondad y que viva de la gracia su moción.
Amén.

 

Para Vivir el Perdón

Ante las dudas sobre tí
respondiste con el perdón.
Ante la persecución
y las muchas murmuraciones
respondiste con el perdón.
Ante Ia insidia y la impia ofensa,
respondiste con el perdón.
Ante Ia infamia de Ia conspiración contra el Justo,
respondiste con el perdón.
Ante Ia traición y el dolor que conlleva,
respondiste con el perdón.
Madre de Ia Misericordia,
tu corazón bondadoso rebosa de clemencia,
por ello te imploro que me obtengas el perdón
por los muchos males que he hecho,
y también, ioh Madre!
enséñame a perdonar
como que ante tantos males que te hicieron,
hasta arrebatar de lado a tu divino Hijo,
siempre respondiste con el más
magnánimo perdón.
Amen.

Fuente: www.aciprensa.com

Reflexion

La ternura de Jesús, por nosotros, no cabe en palabras.

Considerad conmigo esta maravilla del amor de Dios: el Señor que sale al encuentro, que espera, que se coloca a la vera del camino, para que no tengamos más remedio que verle. Y nos llama personalmente, hablándonos de nuestras cosas, que son también las suyas, moviendo nuestra conciencia a la compunción, abriéndola a la generosidad, imprimiendo en nuestras almas la ilusión de ser fieles, de podernos llamar su discípulos. Basta percibir esas íntimas palabras de la gracia, que son como un reproche tantas veces afectuoso, para que nos demos cuenta de que no nos ha olvidado en todo el tiempo en el que, por nuestra culpa, no lo hemos visto. Cristo nos quiere con el cariño inagotable que cabe en su Corazón de Dios.

Mirad cómo insiste: te oí en el tiempo oportuno, te ayudé en el día de la salvación. Puesto que El te promete la gloria, el amor suyo, y te la da oportunamente, y te llama, tú, ¿qué le vas a dar al Señor?, ¿cómo responderás, cómo responderé también yo, a ese amor de Jesús que pasa?

Estoy decidido a que no pase este tiempo de Cuaresma como pasa el agua sobre las piedras, sin dejar rastro. Me dejaré empapar, transformar; me convertiré, me dirigiré de nuevo al Señor, queriéndole como El desea ser querido.

Amarás al Señor Dios tuyo con todo tu corazón, y con toda tu alma, y con toda tu mente. ¿Qué queda de tu corazón, comenta San Agustín, para que puedas amarte a ti mismo?, ¿qué queda de tu alma, qué de tu mente? , quien te hizo exige todo de ti.

Obras de San Jose Maria Escriba: “Es Cristo que pasa”

Terminamos con este video meditando junto a Nuestra Madre, Que Dios te de abundantes Gracias y nunca te falte el amor de Nuestra Madre. Paz y Bien.

 


Nosotros, como pueblo de Dios, sí aceptamos el don maternal de gran valor y la consecuente instrucción del Señor “ahí tienes a tu Madre” (Jn.19:27),

enero 7, 2010

«Este tiempo es nuestro tiempo», tal es, a lo largo de sus mensajes, el aviso de la Señora de todos los Pueblos, quien ha venido a preparar el camino del Señor con miras a su reino.

brilla una Estrella: María, nuestra Madre y Madre de la Iglesia.

brilla una Estrella: María, nuestra Madre y Madre de la Iglesia.

Señor Jesucristo, Hijo del Padre,
envía ahora tu Espíritu sobre la tierra.
Haz que el Espíritu Santo more
en los corazones de todos los pueblos,
para que sean preservados
de la corrupción, de las calamidades
y de la guerra.
Que la Señora de todos los Pueblos,
quien un día fue María,
sea nuestra Abogada. Amén.

MARÍA
CORREDENTORA, MEDIADORA
Y ABOGADA

Desde el mes de abril de 1951, después de haber entregado su Oración y explicado su Imagen que debe ser propagada a través del mundo, la Señora de todos los Pueblos pide a la vidente de Amsterdam que la Iglesia proclame un nuevo y último Dogma mariano: «María, Corredentora, Mediadora y Abogada»:

– «Mis pies están firmemente puestos sobre el globo de la tierra, porque el Padre y el Hijo “QUIERE”, en este tiempo, en este mundo, enviarme en calidad de Corredentora, Mediadora y Abogada. Y ese será el objeto del nuevo Dogma mariano. (…) Esta Imagen debe preceder. Este Dogma será fuertemente discutido; pero será promulgado» (31 de mayo de 1951).

– «Este Dogma será como la clave de bóveda del misterio mariano» (4 de abril de 1954).

– «Mi profecía: “Todos los Pueblos me llamarán bienaventurada”, será completamente cumplida cuando el Dogma sea proclamado (…). Cuando el Dogma, el último Dogma de la historia mariana, haya sido promulgado, entonces la Señora de todos los Pueblos dará la Paz al mundo, la verdadera Paz.
«Pero antes que ocurra eso, es necesario que los pueblos, en unión con la Iglesia, reciten mi Oración. Pero es necesario que ellos sepan que la Señora ha venido en calidad de Corredentora, Mediadora y Abogada. Así sea.
» (31 de mayo de 1954)

Una gran controversia
Pero la Señora ha también prevenido a su mensajera de la gran controversia que suscitará este Dogma. Sin embargo, este Dogma será promulgado y marcará una era nueva:

– «Ya he dicho cuántas oposiciones suscitarán este Dogma. Sin embargo, la Iglesia de Roma, que tendrá mucho que luchar por esto, al fin lo promulgará. La Iglesia de Roma sabrá hacer frente a las resistencias. La Iglesia de Roma crecerá en fuerza y en poder en la medida misma en que afronte esas resistencias» (29 de abril de 1951).

Jesús no reveló nada de su Madre, a Quien el fin de los tiempos es reservado. Toda la doctrina mariana es revelada por el Magisterio de la Iglesia, según la inspiración del Espíritu Santo. Desde hace dos mil años, cuatro Dogmas sobre María Santísima han sido proclamados por la Iglesia:

1. La Maternidad divina – Durante el Concilio de Éfeso, en 431, el Papa Celestino 1° ha definido y proclamado la Maternidad divina, pues María ha dado a luz al Hijo de Dios hecho hombre.

2. La Virginidad perpetua de María – Durante el Concilio de Letrán, en 649, por el Papa Martín 1°, se proclama la Virginidad perpetua de María.

3. La Inmaculada Concepción – El Papa Pío IX, el 8 de diciembre de 1854, define el Dogma de la Inmaculada Concepción de María quien, por un privilegio de Dios Padre y por los méritos de su Hijo Redentor, fue preservada, desde su concepción, de la mancha del pecado original. Cuatro años más tarde, el 25 de marzo de 1858, he aquí que la Inmaculada va a confirmar la fórmula teológica de Su Santidad Pío IX, confiando a Bernardita su identidad: «Yo soy la Inmaculada Concepción», de lo que Bernardita, una joven de catorce años, jamás antes había oído hablar.

4. La Asunción de la Virgen María – El 1° de noviembre de 1950, el Papa Pío XII define el Dogma de la Asunción de la Bienaventurada Virgen María, que «los sencillos fieles, los representantes de las naciones y de las provincias eclesiásticas, como también numerosos Padres» esperaban tanto, sobre todo después de la proclamación del Dogma de la Inmaculada Concepción. La Iglesia estaba alborozada cuando el Papa Pío XII declaró: «PROCLAMAMOS, DECLARAMOS Y DEFINIMOS QUE ES UN DOGMA DIVINAMENTE REVELADO QUE MARÍA, LA INMACULADA MADRE DE DIOS, SIEMPRE VIRGEN, AL FINAL DE SU VIDA TERRESTRE, HA SIDO ELEVADA EN ALMA Y CUERPO A LA GLORIA CELESTE.»

Fuente La Comunidad de Nuestra Señora de Todos los Pueblos

Piden declarar a María Madre de la Humanidad

La proclamación dogmática de la Madre de todos los pueblos, Corredentora, Mediadora y Abogada, sería la puerta de la nueva evangelización. Sería el “nuevo Caná,” el puente renovado que conecte el corazón humano con el Corazón de Cristo revelado de una manera fresca, a través del corazón de la Madre (cf. Jn 2:5). Sería la Estrella del Mar que serviría de brújula en la gran pesca espiritual del “Duc in altum.”

Que el Señor permita que su voz sea profética, para que nosotros, los hijos de María, podamos elevar nuestras voces para que solemne y oficialmente declaremos que: “ahí tenemos a nuestra Madre” (cf. Jn 19:27), y poder responder positivamente a la petición que han hecho más de 550 hermanos del episcopado y más de 6 millones de fieles en todo el mundo, para que se defina de manera solemne y oficial, que la Virgen Inmaculada es la Madre de todos los pueblos, Corredentora, Mediadora de todas las gracias y Abogada.

De esta forma, abramos las puertas al nuevo milenio y su nueva evangelización, con la realización contemporánea de la profecía bíblica mariana: “Desde ahora me llamarán bienaventurada todas las generaciones, porque el Poderoso ha hecho obras grandes por mí.” (Lc 1:48)

550 obispos y 40 cardenales a favor
Mark Miravalle, profesor de Teología en la Universidad Franciscana de Steubenville (EEUU), y presidente de Vox Populi Mariae Mediatrici, movimiento que promueve el dogma, considera significativo que la hermana Lucia, vidente de Fátima, y numerosos santos y beatos, como san Pío de Pietrelcina, san Josemaría Escrivá, santa Teresa Benedicta de la Cruz -Edith Stein-, o san Maximiliano Kolbe hayan usado el título de María Corredentora. Y en una entrevista en Zenit, aseguró que en los últimos años se han enviado a la Santa Sede los respaldos a la petición del quinto dogma de 550 obispos y más de 40 cardenales.

25.000 firmas en España
En España, el grupo de oración de los Sagrados Corazones de Jesús y de María ha recogido y enviado 25.000 firmas al Vaticano. «Muchos inmigrantes han firmado, así que hemos hecho llegar al Papa firmas no sólo de España sino de Méjico, Guatetmala, Colombia, y de muchos países”» cuenta Aurora, una de sus promotoras, a ALBA.

En la página web www.fifthmariandogma.com aparece una fórmula de petición en castellano, que se puede firmar y enviar al Papa a la siguiente dirección: A Su Santidad, Papa Benedicto XVI/ C/o Rev. Msgr. Gänswein/ Palacio Apostólico/ 00120 Ciudad/Estado Vaticano.

fuente: Apostoles de Nuestra Señora de Fátima

María en sus tres dimensiones de Corredentora, Mediadora y Abogada.
El Papa quiere que le lleguen abundantes peticiones, tanto de particulares, como de grupos de personas, Asociaciones, Movimientos, Comunidades religiosas, Congregaciones, Seminarios, etc., etc.
Conviene hacerlo con carta, a esta dirección:
A Su Santidad Benedicto XVI
CITTÀ DEL VATICANO
ITALIA
Aquellos que tengan interés no sólo enviarán su petición, sino que lo difundirán ampliamente para que puedan llegar pronto al Papa estas peticiones.
Muchas gracias en nombre de la Virgen. Lo recibirá como un regalo muy grato en est
e tiempo  Navideño.

Madre de todos los pueblos, Corredentora, Mediadora de todas las gracias y Abogada,

Madre de todos los pueblos, Corredentora, Mediadora de todas las gracias y Abogada,

Material para la difusion de los mensajes de Nuestra Señora de todos los pueblos Aquí


Vengan a mí, todos los que están fatigados y agobiados por la carga y yo los aliviaré, dice el Señor. Sal a los caminos y a las veredas; insísteles a todos para que vengan y se llene mi casa

noviembre 4, 2009

 

jesus-y-maria

Dame, Señor, la paz junto a ti.

Hoy Jesús y Maria nos invitan a colaborar con sus grandes obras de Misericordia.

Evangelizar es tarea de todo cristiano y utilizar los medios más eficaces de cada época para esta misión, también es una responsabilidad ineludible.
El Papa Pablo VI en la “EVANGELI NUNTIANDI” expresó: Los medios de comunicación, puestos al servicio del Evangelio, ofrecen la posibilidad de extender sin límites la Palabra de Dios. La Iglesia se sentiría culpable ante Dios, si no empleara estos poderosos medios que son una verdadera versión moderna y eficaz de los púlpitos de nuestra Iglesia. Hacemos nuestro este mensaje, porque creemos y sabemos que hoy es un medio idoneo para evangelizar mensaje de Luz del Señor

EN la ciudad de Mar del Plata se está llevando a cabo un proyecto muy importante en la que el mundo puede ser protagonista, ayudando colaborando con la obra si tienes deseos de ayudar desde lo que puedas unete hace falta desde voluntad hasta manos y corazon,  La mayoría de los proyectos tienen como objetivo mejorar la calidad de vida de la familia, en especial a mujeres y niños. Se pretende lograr éstos a través de cursos de capacitación, información sobre hábitos nutricionales, prevención de enfermedades infectocontagiosas y a ampliación de ambientes de un centro médico.

Te ivitamos desde Oremos con Maria a visitar y a unirte con amor a este proyecto para evangelizar y ayudar a otros a crecer en el Amor de Dios.

Obras de Misericordia

Todos nuestros proyectos y obras son supervisados por organismos e instituciones oficiales y/o privadas con las cuales se firman convenios de colaboración

CONVENIOS CON INSTITUCIONES

Diósecis de Mar del Plata, a cargo del titular Rev. Mos. Juan Alberto Puíggari ( carta de ref.)
Grupo Abasto Central Mar del Plata
Hospital Materno Infantil de Mar del Plata
Fundación Betel LA INMACULADA
MARANA-THA (ONG) Obra de Misericordia

Rezemos juntos para acompañar esta obra desde aquí

Salmo 111

Feliz el que se compadece y da prestado

Feliz el hombre que teme al Señor y se compadece en sus mandamientos.

Su desendencia será fuerte en la tierra: la posteridad de los justos  es bendecida.

Feliz el que se compadece y da prestado

Para los buenos brilla una luz en las tinieblas: es el bondadoso, el compasivo y el justo. Dichoso el que se compadece y da prestado, y administra sus negocios con rectitud.

Feliz el que se compadece y da prestado.

Él da abundantemente a los pobres, su generosidad permenecerá para siempre, y alzará su frente con dignidad. Feliz el hombre que teme al Señor.

Feliz el que se compadese y da prestado.

 

Oremos Hermanos porque orar hace Bien,

ORACION DE ENTREGA
San Ignacio

Tomad, Señor, y recibid
toda mi libertad,
mi memoria,
mi entendimiento
y toda mi voluntad;
todo mi haber y mi poseer.
Vos me disteis,
a Vos, Señor, lo torno.
Todo es Vuestro:
disponed de ello
según Vuestra Voluntad.
Dadme Vuestro Amor y  Gracia,
que éstas me bastan
. Amén.

 

Padre nuestro, que estás en el cielo, santificado sea tu Nombre; venga a nosotros tu reino; hágase tu voluntad, en la tierra como en el cielo.

Danos hoy nuestro pan de cada día; perdona nuestras ofensas, como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden; no nos dejes caer en la tentación y líbranos del mal. Amén.

Dios te salve, María, llena de gracia, el Señor es contigo. Bendita eres entre todas las mujeres y bendito es el fruto de tu vientre, Jesús.

Santa María, Madre de Dios, ruega por nosotros pecadores ahora y en la hora de nuestra muerte.  Amén.

Gloria al Padre, y al Hijo y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre, y por los siglos de los siglos. Amén.



“¡Señor, qué bueno eres para el que te busca! Y ¿para el que te encuentra?”. Nosotros lo hemos encontrado. No lo perdamos.

octubre 20, 2009
Ven Te Espero

Ven Te Espero


Enseñad a todos los pueblos a observar lo que yo os he mandado, dice el Señor, y sabed que yo estaré con vosotros todos los días, hasta el fin del mundo.

octubre 18, 2009
imagen de Maria, la Madre de misericordia.

imagen de Maria, la Madre de misericordia.

Oremos todos juntos por la

Jornada Mundial de las Misiones

La cruz es signo del amor de Dios

Dios inunda con su amor toda la creación

Por la evangelización de los pueblos

Que el Señor se apiade de nosotros y nos bendiga; que haga brillar su rostro sobre nosotros, para que se conozca en la tierra su camino y entre todos los pueblos, su salvación.

Se dice Gloria.


Oremos:

Dios nuestro, que quieres que todos los hombres se salven y lleguen al conocimiento de la verdad, mira la abundancia de tu mies y envíale operarios para que se anuncie el Evangelio a toda creatura; y tu pueblo, congregado por la palabra que da vida y sostenido con la fuerza de los sacramentos, avance por el camino de la salvación y del amor.

Por nuestro Señor Jesucristo…

Amén.

Los cristianos, que queremos imitar al Señor, hemos de disponernos para un servicio alegre a Dios y a los demás, sin esperar nada a cambio; servir incluso al que no agradece el servicio que se le presta. En ocasiones, muchos no entenderán esta actitud de disponibilidad alegre. Nos bastará saber que Cristo sí la entiende y nos acoge entonces como verdaderos discípulos suyos. El “orgullo” del cristiano será precisamente este: servir como el Maestro lo hizo. Pero solo aprendemos a darnos, a estar disponibles, cuando estamos cerca de Jesús. “Al emprender cada jornada para trabajar junto a Cristo, y atender a tantas almas que le buscan, convéncete de que no hay más que un camino: acudir al Señor.

“—¡Solamente en la oración, y con la oración, aprendemos a servir a los demás!”12. De ella obtenemos las fuerzas y la humildad que todo servicio requiere.

Nuestro servicio a Dios y a los demás ha de estar lleno de humildad, aunque alguna vez tengamos el honor de llevar a Cristo a otros, como el borrico sobre el que entró triunfante en Jerusalén. Entonces más que nunca hemos de estar dispuestos a rectificar la intención, si fuera necesario. “Cuando me hacen un cumplido –escribe el que más tarde sería Juan Pablo I–, tengo necesidad de compararme con el jumento que llevaba a Cristo el día de ramos. Y me digo: “¡Cómo se habrían reído del burro si, al escuchar los aplausos de la muchedumbre, se hubiese ensoberbecido y hubiese comenzado –asno como era– a dar las gracias a diestra y siniestra!… ¡No vayas tú a hacer un ridículo semejante…!”“14, nos advierte. Esta disponibilidad hacia las necesidades ajenas nos llevará a ayudar a los demás de tal forma que, siempre que sea posible, no se advierta, y así no puedan darnos ellos ninguna recompensa a cambio. Nos basta la mirada de Jesús sobre nuestra vida. ¡Ya es suficiente recompensa!

Servicio alegre, como nos recomienda la Sagrada Escritura: Servid al Señor con alegría, Sal 99, 2, especialmente en aquellos trabajos de la convivencia diaria que pueden resultar más molestos o ingratos y que suelen ser con frecuencia los más necesarios. La vida se compone de una serie de servicios mutuos diarios. Procuremos nosotros excedernos en esta disponibilidad, con alegría, con deseos de ser útiles. Encontraremos muchas ocasiones en la propia profesión, en medio del trabajo, en la vida de familia…, con parientes, amigos, conocidos, y también con personas que nunca más volveremos a ver. Cuando somos generosos en esta entrega a los demás, sin andar demasiado pendientes de si lo agradecerán o no, de si lo han merecido…, comprendemos que “servir es reinar”Juan Pablo II, Enc. Redemptor hominis, 4-III-1979, 21.

Aprendamos de Nuestra Señora a ser útiles a los demás, a pensar en sus necesidades, a facilitarles la vida aquí en la tierra y su camino hacia el Cielo. Ella nos da ejemplo:

“En medio del júbilo de la fiesta, en Caná, solo María advierte la falta de vino… Hasta los detalles más pequeños de servicio llega el alma si, como Ella, se vive apasionadamente pendiente del prójimo, por Dios”. Entonces hallamos con mucha facilidad a Jesús, que nos sale al encuentro y nos dice: cuanto hicisteis a uno de estos mis hermanos más pequeños, a Mí me lo hicisteis.

El Evangelio debe ser el primer libro del cristiano porque nos es imprescindible conocer a Cristo; hemos de mirarlo y contemplarlo hasta conocer de memoria todos sus rasgos. “Al abrir el Santo Evangelio, piensa que lo que allí se narra obras y dichos de Cristo no solo has de saberlo, sino que has de vivirlo. Todo, cada punto relatado, se ha recogido, detalle a detalle, para que lo encarnes en las circunstancias concretas de tu existencia.

San Lucas -Santoral Catolico-

“-El Señor nos ha llamado a los católicos para que le sigamos de cerca y, en ese Texto Santo, encuentras la Vida de Jesús; pero, además, debes encontrar tu propia vida.

San Lucas, que tantas veces meditaría los hechos que relata, nos enseñará a amar, como lo hacían los primeros cristianos, el Santo Evangelio. En él encontraremos “el alimento del alma, la fuente límpida y perenne de la vida espiritual”

Médico y pintor, quien escribó uno de los cuatro Evangelios, el que con mayores precisiones nos habla de la Madre del Salvador.

San Lucas, hombre griego, médico y culto, que llevó una vida de continuas aventuras que lo llevaron a descubrir a Cristo, Muerto y Resucitado durante su tiempo, y también a conocer personalmente a la Madre de Dios. María enamoró el corazón de Lucas, de tal modo que es en su Evangelio donde más datos se encuentran sobre la Reina del Cielo.

Poco sabemos sobre este hombre, que tenía dones de sanación física que lo sorprendían a cada instante: fue justamente el descubrír que sus talentos provenían de Dios, lo que lo lanzó en la búsqueda del autor de sus días. Cristo se fue manifestando a Lucas paso a paso, poniendo en su vida a aquellos que lo habían conocido en vida. El médico griego fue recogiendo todos estos testimonios en su corazón, los que inspirados por el Espíritu Santo configuraron finalmente el Evangelio de San Lucas También Lucas tenía talento artístico, por lo que retrató a la Virgen en un cuadro que aún hoy conocemos como Nuestra Señora del Perpetuo Socorro. Descubramos la apasionante vida de este hombre de Dios, que sin haber sido uno de los Doce, llegó a conocer a Cristo como pocos lo hicieron, tomando el testimonio de los Apóstoles, de la Virgen y de muchos otros discípulos del Señor que la Divina Providencia puso en su camino.


Reina del cielo aquí descargue el libro de San Lucas Gratis.

Gracias Lucas por tu bello evangelio y tu libro de Los Hechos de
los Apóstoles. Queremos leer muchas veces tan bellos escritos.

Sed misericordiosos como vuestro Padre Celestial
es misericordioso (San Lucas 6,36).

Amén.


A %d blogueros les gusta esto: