Virgen María, eres sosiego y ternura eres la luz y la fe, rezando tu Santo Rosario, encuentro consuelo al dolor.

agosto 31, 2015
El Arca de Maria

El Arca de Maria

20-12-83 – MARIA, NUESTRA AYUDA

Vigilante estás Tú Dulce María,
silenciosa siempre a nuestro lado,
cuidando nuestro camino
y sacando las piedras
que hay a nuestro paso.
Nunca salgas de nuestra vida
Virgen mía, perdidos estaremos si no tenemos tu guía,
a veces nos desviamos de la ruta que
nos trazas, o desmayamos ante cualquier tropiezo,
pero siempre nos sacas adelante,
con la ayuda de Nuestro Padre.

1-3-84 – OH MADRE

san nicolas

Oh Madre que con tu misericordia
has penetrado en mi corazón
ten piedad de mí.
Tu que desde lo alto
me has hecho ver la Verdad
y me libraste de caer
en manos enemigas,
eres admirable en tu amor
en tu bondad divina.
Por medio de Ti
recibimos la Gloria del Señor.
Mi boca pronunciará
eternamente Tu Nombre,
que quede yo impregnada de Ti.
Madre eres como un manantial
emanando sabiduría
y el camino hacia el Todopoderoso.
Alabada siempre seas.
Amén.

sepradorb
Amén.

12-12-83 – JACULATORIA A DIOS PADRE

Padre, líbranos de todo mal,
con tu Santa Sabiduría, Señor,
sálvanos de todo pecado.
En nombre de todos cuantos te queremos,
Señor, lIévanos por el camino del bien.
Amén

El que reza esta oración nueve días seguidos
acompañada con un Rosario le concederé una
gracia muy especial.

7-9-84 – CONSAGRACION A LA VIRGEN

!Oh Madre! Quiero consagrarme a Tí.
Virgen María, hoy consagro mi vida a Tí,
siento necesidad constante de tu presencia
en mi vida, para que me protejas, me guíes
y me consueles.
Sé que en Ti mi alma encontrará reposo
y la angustia en mi no entrará,
mi derrota se convertirá en victoria
mi fatiga en Ti fortaleza es.
Amén.

rostro_espiga

7-8-84 – DEL SEÑOR

Del Señor obtendréis sus dones
de su espiga la semilla,
su verdad alejará la mentira
y de su fuente beberéis la Vida.
Alabado sea el Señor.

27-8-84 – CON CRISTO

Con Cristo a mi lado
desconozco la debilidad,
El me sustenta con su Amor
y mis fuerzas se multiplican.
Le doy gracias a Jesús
por haberme despertado,
por enseñarme el camino
el camino hacia la Vida.
El es toda mi esperanza,
mi confianza, mi alegría,
Cristo ama, Cristo enseña.
Cristo salva, Cristo redime.
Aleluia.

BENDITO SEAS SEÑOR

Bendito seas Señor de la Luz
porque tu bendición me das,
me acercas tu Espíritu,
como también tu misericordia.
Maravilloso es tu Amor,
que engrandece al más pequeño
derribando al más soberbio.
Alabada sea tu Grandeza.
Amén.

Fotos-de-Jesús-de-Nazaret

10-8-84 – SUPLICA

Dios mío convierte mi tristeza en alegría,
quita de mí toda pena.
Sé que no cumplo Señor como debiera,
pero sigo tus consejos
porque me suenan a Gloria.
En mi corazón tengo tu Nombre
y grabado queda.
Amén.


“Hijas mías, estoy enviada por el amor que mi hijo Jesús siente por vosotras, con el mismo amor que una Madre siente por sus hijos.

mayo 29, 2014

Primera aparición de la Santísima Virgen Madre de las Amas Consagradas

 Colectiva para el grupo de las hermanas y familia Padrón

Llegó así el día 6 de febrero de 1993, sábado

En la tarde la familia Padrón acudió a la residencia religiosa de las Siervas de Jesús, porque el día anterior, viernes, tal como correspondía, al Ing. Padrón le había resultado materialmente imposible venir a la adoración y manifestó que deseaban hacerla en este día sábado, para no perder el ritmo semanal.

Cuenta el Ing. Padrón, que ese día toda la familia había sentido la necesidad de ir a orar como siempre y por tanto no tuvieron empacho alguno en pedir el permiso para acudir ese sábado, en sustitución de la falta del viernes

La hermana Clara les concedió la autorización sin problema alguno.

Como todavía era temprano y mientras llegaba el momento del inicio de la hora santa, se detuvieron a conversar un tanto. La hermana Mary Carmen pensó dentro de sí algo molesta’

-” Esta familia viene siempre a quitarle el tiempo a uno “-

Durante la hora santa el Ing. Padrón observó que la imagen del Sagrado Corazón de Jesús de la capillita resplandecía en forma extraña, rodeada de una especie de color azul celeste; a esto se añadía olor a incienso, rosas y nardos, en ese orden. A un cierto momento comenzó a sudar mucho, a pesar de la temperatura, que en este mes del año es particularmente baja y de pronto escuchó (y no sabe explicar cómo) una voz suave y tierna de mujer que decía:

“ SOY MARIA, LA MADRE DE DIOS, LA MADRE DE ESTAS HIJAS TAN QUERIDAS Y LA MADRE DE TODOS. HE VENIDO AQUÍ, A ESTE BOSQUECITO, A ESTE JARDIN, A ESTA CASA DE RECOGIMIENTO Y DE ORACION, DONDE ESTÁ MI HIJO MUY AMADO. ESTA NOCHE ESTARE CON USTEDES, TODOS PODRAN VERME, LES ACOMPAÑARÉ TODA LA NOCHE Y ME MANIFESTARE HASTA EL AMANECER. HIJITAS MUY QUERIDAS: ALE­GRENSE EN EL SEÑOR YA QUE LOS PRODIGIOS DE MI HIJO JESUS LAS RODEARAN, EL SEÑOR HA ELEGIDO LAS MAS PEQUEÑAS Y ASI RECIBIRAN MIS MENSAJES MIS HIJOS E HIJAS CONSAGRADAS EN TODO EL MUNDO “

Mientras escuchaba las palabras el Ing. Padrón las repetía en voz alta como efecto de un imperativo que no sabia explicarse. La cara de sorpresa de su esposa e hijos era tal que al finalizar la hora santa y mientras las hermanas se dirigían hacia la cocina por el corredor, la esposa le reclamó entre sorprendida y molesta la razón de tal despropósito.

“¿Por qué dijiste esas cósase Le dijo al esposo con evidente molestia. A lo que respondió el Ing. Padrón:

“Quédate tranquila y esperemos”.

No obstante él mismo se preguntaba a sí mismo qué es lo que había ocurrido y su desconcierto era aún mayor que el de ellos. Pero a pesar de todo sentía simultáneamente una gran segundad.

Hacia las 6:10 p.m., los Padrón dieron inicio al ensayo de cánticos a la Virgen acompañados del teclado. Se habían colocado alrededor de un mesón que estaba en el pasillo corredor cerca de la cocina. Desde allí se podía visualizar perfectamente la explanada jardín de la casa religiosa.

Unos minutos más tarde, una ingente bandada de pájaros se posó en las ramas de los árboles más cercanos del bosque y se pusieron a trinar en un tono muy intenso; y era tanto el alboroto que los que ensayaban dejaron de cantar y al instante los pájaros suspendieron sus trinos. Se repitió vanas veces hasta que decidieron no tomarlos en cuenta.

Entonces la familia Padrón invitó a las hermanas, que estaban en el recinto de la cocina a unos pasos, para que participaran en el ensayo y ellas aceptaron gustosas. Además de la superiora hermana Clara, se hizo presente la hermana Clara, una de las dos jóvenes Por razones de un viaje a la ciudad de Valencia la hermana Consuelo, que pertenecía al grupo de las dos de más edad junto con la superiora, no estaba presente ese día.

“La Santísima Virgen pide que se arrodillen..

Mientras la hermana Mary Carmen dialogaba con la Santísima Virgen pudo observarse que su hábito se transformaba en algo brillante por efecto de una iluminación particular que no se sabía de qué manera ocurría. Al terminar el diálogo privado entre la Santí­sima Virgen y la hermana, ésta, en voz audible, les indicó a todos los demás presentes:

“La Santísima Virgen pide que se arrodillen)

Todos obedecieron y se arrodillaron sobre la grama Decidieron rezar el santo rosario, de rodillas ante la Virgen que estaba ante sus ojos. En cada misterio se indicaba una intención particular. Antes del segundo misterio la hermana Mary Carmen expuso la intención “Por los Sacerdotes y por las Religiosas” Mientras hacia mención de la intención del misterio la Santísima Virgen giró la cabeza con un movimiento suave, con rostro sonriente, bajó sus brazos, los abrió, hizo una reverencia con el cuerpo y luego se reincorporó a la posición previa.

Al cuarto misterio el Ing. Padrón sugirió a la hermana Mary Carmen que repitiese la intención por los sacerdotes y religiosas y aquí la Santísima Virgen repitió las acciones y gestos de reverencia del segundo misterio, pero como dando las gracias.

Durante el rezo del santo rosario ocurrió un fenó­meno que les llamó mucho la atención: desde el manto de la Santísima Virgen se desprendió una luz muy brillante, algo así como una estrella que cayó al suelo y se partió en infinidad de trozos minúsculos, como escarchas

Este primer mensaje recibido en esta oportunidad por la hermana Mary Carmen de la Santísima Virgen es como sigue:

“Hijas mías, estoy enviada por el amor que mi hijo Jesús siente por vosotras, con el mismo amor que una Madre siente por sus hijos.

Si hijitas, quiero tocar vuestros corazones y llenarlos de humildad y sencillez.

Os pido que os unáis en oración; que todas seáis una, que renovéis el espíritu de Fe.

Recordad lo que mi Hijo os dijo: “QUE OS AMÉIS LOS UNOS A LOS OTROS COMO YO OS HE AMADO

Dios Padre ha puesto en vuestras manos el carisma de la Eucaristía y del Sacerdocio. Os pido fidelidad a este compromiso y renovación del espíritu de la Congregación.

 

Hijitas mías, las cosas del mundo se quedan en este mundo y las cosas que se hacen por amor a Dios suben llevadas por MI INMACULADO CORAZON.

Orad, orad, orad… orad unidas para que, con la gracia que Dios ha derramado sobre vosotras, se alivien la tibieza y la frialdad de mis almas consagradas. Os pido de corazón, orad. El tiempo se aproxima. OS CUBRO CON MI MANTO.

OS TENGO EN MI CORAZÓN.”

 

Cuenta la hermana Mary Carmen que después de haberle dictado el mensaje la misma Santísima Virgen se dignó aconsejarla con relación a una pregunta que le harían posteriormente muchas personas’ “¿Como viste a la Virgen? ¿ Cómo era ella?”

La Santísima Virgen le sugirió que respondiese de esta manera’

” La vi con un traje azul y blanco muy hermoso y no tengo palabras para describir su hermosura, no hay nadie en el mundo como Ella ”

La hermana Mary Carmen escribe esto en sus apuntes “Sí, la vi Y este mensaje es de ella Quien mega al hijo mega a la madre Quien mega a su madre, mega al hijo”

Después del mensaje la Santísima Virgen pidió a los que estaban junto a Mary Carmen que se arrodillaran una vez más, porque los quería bendecir. Al terminar la bendición la hermana interlocutora se levantó y se dirigió a la capilla sin dirigir la mirada a nadie.

Fragmento de las Primeras Apariciones de la Santisima Virgen Maria Madre de las Almas Consagradas en Venezuela- Estado de Miranda-

Aqui los mensajes y la historia completa

ORACION A LA SANTÍSIMA VIRGEN MARÍA,
MADRE DE LAS ALMAS CONSAGRADAS.

¡Oh Santísima Virgen María
te invoco como Madre de las personas consagradas!
Concédenos profundizar cada día más
en el amor a Jesús Eucaristía y vivir de tal manera
que podamos así, llevar muchas almas
al conocimiento de Cristo.
Que nuestra entrega se refleje en la unión
y caridad en vida cristiana
y que todas nuestras acciones sean guiadas por tu mano.
Que la vida de infancia espiritual, la confianza en Dios,
el amor a Jesús en el Santísimo Sacramento,
la oración y abnegación por los sacerdotes
y el celo por atraer las almas a la Divina Eucaristía,
sean tarea permanente,
compromiso con nuestros hermanos
con un sólo corazón en el amor.

Amén

Oh María, Madre de la Iglesia,

Ruega por ellas...

Ruega por ellas…

te encomiendo 
toda la vida consagrada,
a fin de que tú le alcances 
la plenitud de la luz divina:
que viva en la escucha
de la Palabra de Dios,
en la humildad del seguimiento
de Jesús, tu hijo y nuestro Señor, 
en la acogida
de la visita del Espíritu Santo,
en la alegría cotidiana del Magníficat,
para que la Iglesia sea edificada
por la santidad de vida
de estos hijos e hijas tuyos,
en el mandamiento del amor. Amén.

(SS Benedicto XVI)

 


Encontraron a María, a José y al niño. Al cumplirse los ocho días, le pusieron por nombre Jesús

diciembre 30, 2012

Señor Dios, que por la maternidad virginal de María diste al género humano el don de la salvación eterna, concédenos sentir la intercesión de aquélla por quien recibimos al autor de la vida, Jesucristo, Señor nuestro, que vive y reina contigo…
Amén

Imagen

Lectura del libro de los Números 6, 22-27

En aquel tiempo el Señor dijo a Moisés:
“Di a Aarón y a sus hijos: Así bendecirán a los israelitas: El Señor te bendiga y te proteja; haga resplandecer su rostro sobre ti y te conceda su favor; que el Señor te mire con benevolencia y te conceda la paz. Así invocarán mi nombre sobre los israelitas, y yo los bendeciré”.
Palabra de Dios.
Te alabamos, Señor.

Al venerar a la Virgen Santísima como Madre de Dios, la proclamamos a la vez Madre nuestra. Ella cuida con desvelo maternal por sus hijos; tanto más cuanto más necesitados se encuentran…

Con su desvelo de Madre, Nuestra Señora sigue prestando a su Hijo los cuidados que le ofreció aquí en la tierra. Ahora lo hace con nosotros, pues somos miembros del Cuerpo Místico de Cristo: ve a Jesús en cada cristiano, en todo hombre. Y como Corredentora, siente la urgencia de incorporarnos definitivamente a la vida divina. Ella será siempre la gran ayuda para vencer dificultades y tentaciones y la gran aliada en el apostolado que, como cristianos en medio del mundo, hemos de llevar a cabo en el lugar donde nos encontramos: “Invoca a la Santísima Virgen; no dejes de pedirle que se muestre siempre Madre tuya:  y que te alcance, con la gracia de su Hijo, claridad de buena doctrina en la inteligencia, y amor y pureza en el corazón, con el fin de que sepas ir a Dios y llevarle muchas almas”. Esta jaculatoria  tomada de la liturgia, nos puede servir para estar unidos a Ella especialmente en este día: ¡Madre mía!, en esta necesidad y en aquella otra…, con este amigo… que tarda en acercarse a tu Hijo…

Al comenzar un nuevo año, aprovechemos para hacer el propósito firme de recorrerlo día a día de la mano de la Virgen. Nunca iremos más seguros. Hagamos como el Apóstol San Juan, cuando Jesús le dio a María, en nombre de todos, como Madre suya: Desde aquel momento -escribe el Evangelista- el discípulo la recibió en su casa .

Al mirar hoy a Nuestra Señora, Madre de Dios, que nos ofrece a su Hijo en brazos, hemos de dar gracias al Señor, pues “una de las grandes mercedes que Dios nos hizo además de habernos criado y redimido fue querer tener Madre, porque tomándola Él por suya nos la daba por nuestra”

La Iglesia nos enseña que María ocupa, después de Cristo, el lugar más alto y el más cercano a nosotros, en razón de su maternidad divina. Ella, “por la gracia de Dios, después de su Hijo, fue exaltada sobre todos los ángeles y los hombres”Por ti, Virgen María, han llegado a su cumplimiento los oráculos de los profetas que anunciaron a Cristo: siendo Virgen, concebiste al Hijo de Dios y, permaneciendo virgen, lo engendraste.

El Espíritu Santo nos enseña en la Primera lectura de la Misa de hoy que, al llegar la plenitud de los tiempos, envió Dios a su Hijo, nacido de mujer, nacido bajo la Ley.La Virgen cumple su misión de Madre de los hombres intercediendo continuamente por ellos cerca de su Hijo. La Iglesia le da a María los títulos de “Abogada, Auxiliadora, Socorro y Mediadora”, y Ella, con amor maternal, se encarga de alcanzarnos gracias ordinarias y extraordinarias, y aumenta nuestra unión con Cristo. Es más, “dado que María ha de ser justamente considerada como el camino por el que somos conducidos a Cristo, la persona que encuentra a María no puede menos de encontrar a Cristo igualmente”

Dios y Señor nuestro, que por la maternidad virginal de María entregaste a los hombres los bienes de la salvación, concédenos experimentar la intercesión de aquella de quien hemos recibido a tu Hijo Jesucristo, el autor de la vida.

Con esta solemnidad de Nuestra Señora comenzamos un nuevo año. En verdad no puede haber mejor comienzo del año –y de todos los días de nuestra vida– que estando muy cerca de la Virgen. A Ella nos dirigimos con confianza filial, para que nos ayude a vivir santamente cada día del año; para que nos impulse a recomenzar si, porque somos débiles, caemos y perdemos el camino; para que interceda ante su divino Hijo a fin de que nos renovemos interiormente y procuremos crecer en amor de Dios y en servicio a nuestro prójimo. En las manos de la Virgen ponemos los deseos de identificarnos con Cristo, de santificar la profesión, de ser fieles evangelizadores. Repetiremos con más fuerza su nombre cuando las dificultades arrecien. Y Ella, que está siempre pendiente de sus hijos, cuando oiga su nombre en nuestros labios, vendrá con prisa a socorrernos. No nos dejará en el error o en el desvarío.

En el día de hoy, cuando contemplemos alguna imagen suya, le podemos decir, al menos mentalmente, sin palabras, ¡Madre mía!, y sentiremos que nos acoge y nos anima a comenzar este nuevo año que Dios nos regala, con la confianza de quien se sabe bien protegido y ayudado desde el Cielo.

Hoy brillará una luz sobre nosotros, porque nos ha nacido el Señor; y se le llamará “Admirable, Dios, Príncipe de la paz, Padre perpetuo”; y su reino no tendrá fin.

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Gálatas 4, 4-7

Hermanos: Cuando llegó la plenitud de los tiempos, Dios envió a su propio Hijo, nacido de una mujer, nacido bajo el dominio de la ley, para liberarnos del dominio de la ley y hacer que recibiéramos la condición de hijos adoptivos de Dios.
Y la prueba de que ustedes son hijos es que Dios envió a nuestros corazones el Espíritu de su Hijo que grita: ¡Padre! De modo que ya no eres siervo, sino hijo, y como hijo, también heredero por gracia de Dios.
Palabra de Dios.
Te alabamos, Señor.

oremos con Maria:Para que los seres humanos de todas las razas y pueblos descubran que tienen un único Dios, Padre de todos, y nunca se comporten como enemigos unos de otros, roguemos al Señor.
Escúchanos, Señor.

Para que llegue a la presencia del Señor el lamento de los que sufren a causa de las guerras, y pronto puedan experimentar el retorno de la paz a sus hogares y naciones, roguemos al Señor.
Escúchanos, Señor.

Para que los que hoy nos hemos reunido para dedicar al Señor las primicias de este año nuevo, vivamos en paz todos sus días y podamos ver con salud y alegría su fin, roguemos al Señor.
Escúchanos, Señor.

Para que los fieles, a imitación de María, mediten y conserven en su corazón y anuncien con celo lo que han oído del Hijo de Dios, roguemos al Señor.
Escúchanos, Señor.

Señor y Dios nuestro, que en tu providencia das principio y cumplimiento a todo bien, concede, te rogamos, a cuantos celebramos hoy la fiesta de la Madre de Dios, santa María, que así como nos llena de gozo
celebrar el comienzo de nuestra salvación, nos alegremos un día de alcanzar su plenitud.
Por Jesucristo, nuestro Señor.
Amén.

Consagracion a Maria de todo nuestro ser

Oremos

Omnipotente sempiterno Dios,
que con la cooperación del Espíritu Santo,
preparasteis el cuerpo y el alma
de la gloriosa Virgen María,
para que fuese merecedora
de ser digna morada de vuestro Hijo;
concédednos que,
al celebrar con alegría su conmemoración,
por su piadosa intercesión seamos liberados
de los males presentes y de la muerte eterna.

Por el mismo Cristo, Señor nuestro.
 Amén

Que el auxilio divino permanezca para siempre.
Amén.


Ven, Espíritu Santo, llena de tu luz nuestras mentes para entender el verdadero significado de tu Palabra.

julio 16, 2012

Los mas fieles siervos de nuestra señora, como son sus mas grandes favoritos, reciben de Ella los mas grandes favores y gracias del cielo, que son las cruces; pero sostengo que los siervos de Maria llevan estas cruces con mas facilidad, mérito y gloria; y que lo que detendria mil veces a otros o los haria caer, a ellos no los detiene una sola vez, sino les hace ir adelante, porque esta Bondadosa Madre, toda llena de gracia y de la unción del Espiritu Santo, endulza todas estas cruces que Ella les prepara con el azúcar de su dulzura maternal y con la uncion del puro amor; de modo que aunque sean de suyo muy amargas, ellos las comen alegremente como nueces confitadas. Y creo que una persona que quiera ser devota y vivir piadosamente en Cristo Jesus, y por tanto padecer persecucuion, y cargar todos los dias con su cruz, no podrá llevar grandes cruces, o no las llevará alegremente, ni hasta el fin, sin una filial devocion a nuestra Señora, que es la confitura de las cruces; como tampoco podria una persona sin gran violencia, la cual no seria duradera, comer nueces verdes no confitadas sin azúcar.

Esta devocion a la Santisima Virgen es un camino corto para hallar a Jesucristo, ya sea por que en él no hay extravío, ya sea pòrque por él se camina con mas gusto y facilidad, y por lo mismo con mas prontitud. Mas se aprovecha en poco tiempo de sumision y dependencia de María, que en años enteros de propia voluntad y confianza en Sí mismos.  San Luis M Grignion de MonfortImagen

Ven, Espíritu Santo, llena de tu luz nuestras mentes para entender el verdadero significado de tu Palabra.
Ven, Espíritu Santo, enciende en nuestros corazones el fuego de tu amor que inflame nuestra fe.
Ven, Espíritu Santo, llena nuestra persona con tu fuerza para reforzar lo que en nosotros es débil en nuestro servicio a Dios.
Ven, Espíritu Santo, con el don de la prudencia para frenar nuestro entusiasmo que nos impide amar a Dios y al prójimo.

 

En el signo del Escapulario se evidencia una síntesis eficaz de la espiritualidad mariana, que alimenta la devoción de los creyentes, haciéndoles sensibles a la presencia amorosa de la Virgen Madre en sus vidas. El Escapulario es esencialmente un «hábito». Quien lo recibe viene agregado o asociado en un grado más o menos íntimo a la Orden del Carmelo, dedicada al servicio de la Virgen para el bien de toda la Iglesia (cfr. Fórmula de la imposición del Escapulario, en el “Rito de la Bendición e imposición del Escapulario”, aprobado por la Congregación para el Culto divino y la disciplina de los Sacramentos, 5/1/1996). Quien viste el Escapulario viene por tanto introducido en la tierra del Carmelo, para que “coma de sus frutos y bienes” (cfr. Ger 2,7), y experimenta la presencia dulce y materna de María, en el compromiso cotidiano de revestirse interiormente de Jesucristo y de manifestarlo vivo en sí para el bien de la Iglesia y de toda la humanidad (cfr. Fórmula de la imposición del Escapulario, cit.).Dos, por tanto, son las verdades evocadas en el signo del Escapulario: por una parte, la protección continua de la Virgen Santísima, no sólo a lo largo del camino de la vida, sino también en el momento del tránsito hacia la plenitud de la gloria eterna; por otra, la conciencia de que la devoción hacia Ella no puede limitarse a oraciones y obsequios en su honor en algunas circunstancias, sino que debe constituir un «hábito», es decir una actitud permanente de la propia conducta cristiana, entretejida de oración y de vida interior, mediante la frecuente práctica de los Sacramentos y el concreto ejercicio de las obras de misericordia espiritual y corporal. De este modo el Escapulario se convierte en signo de «alianza» y de comunión recíproca entre María y los fieles: de hecho, traduce de manera concreta la entrega que Jesús, desde la cruz, hizo a Juan, y en él a todos nosotros, de su Madre, y la entrega del apóstol predilecto y de nosotros a Ella, constituida como nuestra Madre espiritual.


La paz es un don precioso de Dios. Búsquenla, pídanla y la recibirán. Hablen de la paz y lleven la paz en sus corazones.

febrero 20, 2012

25 de febrero de 2001

Queridos hijos, éste es un tiempo de gracia. Por eso, oren, oren, oren hasta que comprendan el amor de Dios por cada uno de ustedes.

Gracias por haber respondido a mi llamado.

Bendito sea el Señor, Dios de Israel,
porque ha visitado y redimido a su pueblo.
suscitándonos una fuerza de salvación
en la casa de David, su siervo,
según lo había predicho desde antiguo
por boca de sus santos profetas:

Es la salvación que nos libra de nuestros enemigos
y de la mano de todos los que nos odian;
ha realizado así la misericordia que tuvo con nuestros padres,
recordando su santa alianza
y el juramento que juró a nuestro padre Abraham.

Para concedernos que, libres de temor,
arrancados de la mano de los enemigos,
le sirvamos con santidad y justicia,
en su presencia, todos nuestros días.

Y a ti, niño, te llamarán Profeta del Altísimo,
porque irás delante del Señor
a preparar sus caminos,
anunciando a su pueblo la salvación,
el perdón de sus pecados.

Por la entrañable misericordia de nuestro Dios,
nos visitará el sol que nace de lo alto,
para iluminar a los que viven en tiniebla
y en sombra de muerte,
para guiar nuestros pasos
por el camino de la paz.

Gloria al Padre, y al Hijo, y al Espíritu Santo.
Como era en el principio, ahora y siempre,
por los siglos de los siglos. Amén

Invoquemos a Dios Padre que envió al Espíritu Santo, para que con su luz santísima penetrara las almas de sus fieles, y digámosle:

Ilumina, Señor, a tu pueblo.

Te bendecimos, Señor, luz nuestra,
porque a gloria de tu nombre nos has hecho llegar a este nuevo día.

Tomado de la Liturgia de las Horas Oracion de Laudes

Cuaresma

El dia 21 de febrero termina el Tiempo Ordinario de la Liturgia de la Iglesia

el dia Miercoles 22 de febrero de 2012 comienza el tiempo de Cuaresma que debe preparar a los fieles para la celebracion de la Pascua.

Cuaresma significa cuarenta y se aplica a los cuarenta dias de intensa preparacion con que nos unimos a los cuarenta dias que Jesus paso en el desierto preparandose para su mision.

Moisés aguardó cuarenta dias antes de subir al Sinaí. Elias caminó durante cuarenta dias hacia el Horeb. Y la marcha de los judios por el desierto duró cuarenta años. Cuarenta es un numero simbolico que expresa vispera, preparacion intensa de algo inportantisimo que, para nosotros, es La Pascua. En el Tiempo de Cuaresma no se canta el Aleluya ni se recita el Gloria,- en la Misa-.

Mas sobre Cuaresma o Miercoles de Ceniza

Dos corazones.org

Aci Prensa

 


 

Tú que por la resurrección de tu Hijo quisiste iluminar el mundo,
haz que tu Iglesia difunda entre todos los hombres la alegría pascual.

Tú que por el Espíritu de la verdad adoctrinaste a los discípulos de tu Hijo,
envía este mismo Espíritu a tu Iglesia para que permanezca siempre fiel a ti.

Tú que eres luz para todos los hombres, acuérdate de los que viven aún en las tinieblas
y abre los ojos de su mente para que te reconozcan a ti, único Dios verdadero.

 

25 de marzo de 2002

 

Queridos hijos, hoy los invito a unirse a Jesús en la oración. Ábranle su corazón y denle todo lo que está dentro de él: las alegrías, las tristezas y las enfermedades. Que éste sea para ustedes el tiempo de la gracia. Oren, hijitos, y que cada instante sea de Jesús. Yo estoy con ustedes e intercedo por ustedes.

25 de febrero de 2009
¡Queridos hijos! En este tiempo de renuncia, oración y penitencia, los invito de nuevo: vayan a confesar sus pecados para que la gracia pueda abrir sus corazones, y permitan que ella los cambie. Conviértanse, hijitos, ábranse a Dios y a su plan para cada uno de ustedes.

Queridos hijos, hoy también los invito a orar y a ayunar por la paz. Como ya les he dicho, también ahora se los repito, hijitos, sólo con la oración y el ayuno las mismas guerras pueden ser detenidas. La paz es un don precioso de Dios. Búsquenla, pídanla y la recibirán. Hablen de la paz y lleven la paz en sus corazones. Cuídenla como si fuese una flor que necesita de agua, ternura y luz. Sean aquellos que llevan la paz a los demás. Estoy con ustedes e intercedo por todos ustedes.

Gracias por haber respondido a mi llamado.

25 de febrero de 2007
¡Queridos hijos! Abran su corazón a la misericordia de Dios en este tiempo cuaresmal. El Padre Celestial desea liberar a cada uno de ustedes de la esclavitud del pecado. Por eso, hijitos, aprovechen este tiempo y a través del encuentro con Dios en la Confesión, abandonen el pecado y decídanse por la santidad. Hagan eso por amor a Jesús, quien con su sangre ha redimido a todos para que fueran felices y estuvieran en paz. No olviden, hijitos, que vuestra libertad es vuestra debilidad, por eso sigan mis mensajes con seriedad. ¡Gracias por haber respondido a mi llamado!

Extractos del sitio de Medjugorje con los mensajes de La Virgen Reina de la Paz referidos al tiempo de conversion y abstinencia por el tiempo de cuaresma.

 

La Madre de Dios habla para este tiempo, tiempo en que la Iglesia celebra la Cuaresma preparándose para la Pascua.

 

Las oraciones litúrgicas de los prefacios eucarísticos para la Cuaresma son la mejor expresión de gratitud a Dios y de enseñanza sobre el sentido de este tiempo.

 

La Iglesia alaba a Dios diciéndole: “has establecido generosamente este tiempo de gracia para renovar en santidad a tus hijos, de modo que libres de todo afecto desordenado, vivamos las realidades temporales como primicias de las realidades eternas”. Y recuerda que “con nuestras privaciones voluntarias” nos enseñas a ver tu providencia y tu misericordia en todas las cosas, “con el ayuno corporal refrenas nuestras pasiones, elevas nuestro espíritu, nos das fuerza y recompensa”, y “nos enseñas a reconocer y agradecer tus dones, a dominar nuestro afán de suficiencia y a repartir nuestros bienes con los necesitados imitando tu generosidad”.

 

Es verdad incontestable que la misericordia que mostramos hacia nuestros hermanos es al mismo tiempo prueba y signo de que nos abrimos a la misericordia de Dios. Jesucristo nos advierte que para recibir misericordia de Dios debemos nosotros ser misericordiosos (Cf Lc 6:36-38). Por lo mismo, para abrirnos a la misericordia de Dios, como nos pide nuestra Madre, debemos estar ante todo dispuestos a mostrar entrañas de misericordia hacia el pobre y abatido, hacia el hermano afligido y necesitado.

 

 

Nuestro Padre Celestial quiere liberarnos de la esclavitud del pecado, nos sigue diciendo la Reina de la Paz.

Jesucristo derramó su sangre para rescatarnos y a Él debemos decirle que sí, que lo aceptamos en nuestra vida, que lo reconocemos como Salvador y Señor.

Tal camino de conversión, de santidad requiere perseverancia y confianza en la misericordia divina. Se ha dicho, y dicho bien, que “santo no es quien nunca cae, sino quien cae y se levanta”, es decir, quien no se queda caído sino que recurre al Señor para que lo vuelva a alzar y así pueda continuar su camino.

P. Justo Antonio Lofeudo
http://www.MensajerosdelaReinadelaPaz.org



Virgencita Maria vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos y muestranos a jesus fruto Bendito de tu vientre..”

febrero 3, 2012

La Virgen Maria es la imagen perfecta del Amor del Espiritu Santo y el vinculo espiritual entre nosotros y la Eucaristia.

La Virgen Madre nos acompaña y está presente junto al pueblo de Dios

Muchas veces entre Dios y nosotros hay distintos obstáculos que no conocemos, que no vemos y que estorban la relacion con Él y con los demas. Por eso la Virgen Madre intercede para que el Espiritu Santo pueda hacer renacer la verdad en nosotros.

La Virgen, tambien nos enseña a descubrir nuestro verdadero rostro en Dios, nuestro nombre propio y la vocacion que Dios ha grabado en nuestro corazon.

Refeccion con el Evangelio

“Junto a la Cruz de Jesus estaba Su Madre y la hermana de su madre, Maria mujer de Cleofás, y Maria Magdalena. Al ver a la Madre y cerca de ella el discipulo al quien  él amaba, Jesus le dijo:  ‘Mujer, aquí tienes a tu hijo’. Luego dijo al discipulo: ‘Aquí tienes a tu madre’. Y desde aquella hora el discipulo la recibió en su casa.”  Juan 19, 25-27

Desde el momento y para siempre, todos tenemos una madre por expresa voluntad del Señor: La propia Madre de Jesús. Nadie en el mundo podrá sentirse absolutamente huerfano o en soledad en su vida, siempre tendrá la posibilidad de volver su rostro a Maria.

Contra la sensacion de destierro y soledad, necesitamos sentir a alguien con nosotros. En la Biblia nuestro Dios se presenta como una persona Buena llena de amor que esta siempre con nosotros especialmente en esos dias desolados en que no encontramos paz y sosiego en nuestra alma.

Maria es otra muestra de la presencia tierna y cariñosa de Dios. Ella es consolacion y Paz, Transforma la aspereza en dulzura y el combate en ternura. Ella es Benigna y Suave, sufre con los que sufren, queda con los que se quedan, parte con los que parten.. La Madre es paciencia y seguridad. Es nuestro Gozo, nuestra alegria y nuestra quietud.

Rezamos como un pueblo unido junto a Maria nuestra Madre Buena

Pidiendo la luz y la calma al Espiritu Santo

Divino Espíritu, por los méritos de Jesucristo y la intercesión de tu Esposa, María Santísima, te suplico que vengas a mi corazón y me comuniques la plenitud de tus dones, para que, iluminado y confortado por ellos, viva según tu voluntad, muera entregado a tu Amor y así merezca cantar eternamente tus infinitas misericordias. Amén.
Espíritu de Paz, concédenos tu paz, aquella paz que el mundo no puede dar.

Espíritu de Paciencia, enséñanos a sobrellevar las adversidades de la vida sin indagar el por qué de ellas y sin quejarnos.

Espíritu de Benignidad, haz que juzguemos y tratemos a todos con benevolencia sincera y rostro sonriente, reflejo de tu infinita suavidad.
Espíritu de Bondad, concédenos el desvivirnos por los demás, y derramar a manos llenas, cuantas obras buenas nos inspires.

rezamos un Misterio del Santo rosario

1- Su bautismo en el Jordán (Mt 3, 13, 16-17)
“Entonces aparece Jesús, que viene de Galilea al Jordán donde Juan, para ser bautizado por él. Salió luego del agua; y en esto se abrieron los cielos y vio al Espíritu de Dios que bajaba en forma de paloma y venía sobre él. Y una voz que salía de los cielos decía:

“Este es mi Hijo amado, en quien yo me complazco.”

Padre Nuestro, Diez Ave Maria y Gloria.

María, Madre de gracia, Madre de misericordia, defiéndenos de nuestros enemigos y ampáranos ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Salve

Dios te salve, Reina y Madre de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra; Dios te salve. A Ti llamamos los desterrados hijos de Eva; a Ti suspiramos, gimiendo y llorando, en este valle de lágrimas. Ea, pues, Señora, abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos; y después de este destierro muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. ¡Oh clementísima, oh piadosa, oh dulce siempre Virgen María!

Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo.

Promesa de Maria :El Rosario hará germinar las virtudes y también hará que sus devotos obtengan la misericordia divina; sustituirá en el corazón de los hombres el amor del mundo al amor por Dios y los elevará a desear las cosas celestiales y eternas. ¡Cuántas almas por este medio se santificarán!.

Los que rezan mi Rosario son todos hijos míos muy amados y hermanos de mi Unigénito Jesús.

Dios todopoderoso y eterno, luz de los que en ti creen, que la tierra se llene de tu gloria y que te reconozcan los pueblos por el esplendor de tu luz. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

 

Devocionario.com



Toda la vida de María fue una obediencia a la fe

enero 20, 2012
virgencita

Dios te Salve, Maria!

 

Cuando todo lo vea oscuro y quiera apartarme de Ti

Madre de todas mis penas Obligame a decir Si.

Ayudame oh Madre a decir siempre Si:

En mis soledades                    -Sí

En mis dolores                        -Sí

En mis trabajos                     -Sí

En mis privaciones             -Sí

Cuando añore una sonrisa   -Sí

Cuando me traten sin amor  -Sí

Tú sabers lo que me cuesta esta entrega, haz que nunca rtroceda ni me acobarde.

Ayúdame a vivir la Voluntad de Dios, y que todos los si que desde ahora diga a lo largo de mi vida, me sirvan a ejemplo tuyo, para ser cada dia mas firme en mis decisiones de lograr para el mundo, el amor y la paz. Amen.

Leemos un Lectura para reflexionar

Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los Tesalonicenses 4, 9-11

Hermanos: En cuanto al amor fraterno, no necesitan que les escribamos, puesto que ustedes mismos han sido instruidos por Dios para amarse los unos a los otros. Y ya lo practican bien con los hermanos de toda Macedonia. Pero los exhortamos a que lo practiquen cada día más y a que procuren vivir en paz unos con otros, ocupándose cada cual de sus asuntos y trabajando cada quien con sus propias manos, como se lo hemos ordenado a ustedes.
Palabra de Dios.

El que cumple la voluntad de mi Padre del cielo, ése es mi hermano, y mi hermana, y mi madre, dice el Señor.

salmo 53

Por tu inmensa bondad, ayúdanos, Señor.

Sálvame, Dios mío, por tu nombre; con tu poder defiéndeme. Escucha, Señor, mi oración, y a mis palabras atiende.
Por tu inmensa bondad, ayúdanos, Señor.

El Señor Dios es mi ayuda, es él quien me mantiene vivo. Yo te agradeceré, Señor, tu inmensa bondad conmigo.
Por tu inmensa bondad, ayúdanos, Señor.

Amor a María.

“Si buscas a María, encontrarás “necesariamente” a Jesús, y aprenderás –siempre con mayor profundidad– lo que hay en el Corazón de Dios”. Consideremos cómo vivimos el sábado habitualmente, y si tenemos específicos detalles de cariño hacia la Virgen.

Busquemos hoy a Nuestra Señora meditando su fe grande, mayor que la de cualquier otra criatura. Antes de que el Ángel anunciara a la Virgen que había sido elegida para ser la Madre de Dios, Ella meditaba la Sagrada Escritura y profundizaba en su conocimiento como nunca lo hizo otra inteligencia humana. Su entendimiento, que nunca había estado afectado por los daños del pecado, y además esclarecido por la fe y los dones del Espíritu Santo, meditaría con hondura las profecías referentes al Mesías. Esta luz divina, y su amor sin límites a Dios y a los hombres, le hacían anhelar y clamar por la venida del Salvador con mayor vehemencia que los Patriarcas y todos los justos que la habían precedido. Y el Señor se complacía en esa oración llena de fe y de esperanza. Ella, con esa oración, daba más gloria a Dios que el universo entero con todas las demás criaturas.

Toda la vida de María fue una obediencia a la fe. Contemplándola se comprende que “creer quiere decir “abandonarse” en la verdad misma de la palabra de Dios viviente, sabiendo y reconociendo humildemente “¡cuán insondables son sus designios e inescrutables sus caminos!” (Rom 11, 33). María, que por la eterna voluntad del Altísimo se ha encontrado, puede decirse, en el centro mismo de aquellos “inescrutables caminos” y de los “insondables designios” de Dios, se conforma a ellos en la penumbra de la fe, aceptando plenamente y con corazón abierto todo lo que está dispuesto en el designio divino”.

recuerda Reza un Padre Nuestro y un Ave Maria con Gloria todos los dias!.


A %d blogueros les gusta esto: