Virgencita Maria vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos y muestranos a jesus fruto Bendito de tu vientre..”

febrero 3, 2012

La Virgen Maria es la imagen perfecta del Amor del Espiritu Santo y el vinculo espiritual entre nosotros y la Eucaristia.

La Virgen Madre nos acompaña y está presente junto al pueblo de Dios

Muchas veces entre Dios y nosotros hay distintos obstáculos que no conocemos, que no vemos y que estorban la relacion con Él y con los demas. Por eso la Virgen Madre intercede para que el Espiritu Santo pueda hacer renacer la verdad en nosotros.

La Virgen, tambien nos enseña a descubrir nuestro verdadero rostro en Dios, nuestro nombre propio y la vocacion que Dios ha grabado en nuestro corazon.

Refeccion con el Evangelio

“Junto a la Cruz de Jesus estaba Su Madre y la hermana de su madre, Maria mujer de Cleofás, y Maria Magdalena. Al ver a la Madre y cerca de ella el discipulo al quien  él amaba, Jesus le dijo:  ‘Mujer, aquí tienes a tu hijo’. Luego dijo al discipulo: ‘Aquí tienes a tu madre’. Y desde aquella hora el discipulo la recibió en su casa.”  Juan 19, 25-27

Desde el momento y para siempre, todos tenemos una madre por expresa voluntad del Señor: La propia Madre de Jesús. Nadie en el mundo podrá sentirse absolutamente huerfano o en soledad en su vida, siempre tendrá la posibilidad de volver su rostro a Maria.

Contra la sensacion de destierro y soledad, necesitamos sentir a alguien con nosotros. En la Biblia nuestro Dios se presenta como una persona Buena llena de amor que esta siempre con nosotros especialmente en esos dias desolados en que no encontramos paz y sosiego en nuestra alma.

Maria es otra muestra de la presencia tierna y cariñosa de Dios. Ella es consolacion y Paz, Transforma la aspereza en dulzura y el combate en ternura. Ella es Benigna y Suave, sufre con los que sufren, queda con los que se quedan, parte con los que parten.. La Madre es paciencia y seguridad. Es nuestro Gozo, nuestra alegria y nuestra quietud.

Rezamos como un pueblo unido junto a Maria nuestra Madre Buena

Pidiendo la luz y la calma al Espiritu Santo

Divino Espíritu, por los méritos de Jesucristo y la intercesión de tu Esposa, María Santísima, te suplico que vengas a mi corazón y me comuniques la plenitud de tus dones, para que, iluminado y confortado por ellos, viva según tu voluntad, muera entregado a tu Amor y así merezca cantar eternamente tus infinitas misericordias. Amén.
Espíritu de Paz, concédenos tu paz, aquella paz que el mundo no puede dar.

Espíritu de Paciencia, enséñanos a sobrellevar las adversidades de la vida sin indagar el por qué de ellas y sin quejarnos.

Espíritu de Benignidad, haz que juzguemos y tratemos a todos con benevolencia sincera y rostro sonriente, reflejo de tu infinita suavidad.
Espíritu de Bondad, concédenos el desvivirnos por los demás, y derramar a manos llenas, cuantas obras buenas nos inspires.

rezamos un Misterio del Santo rosario

1- Su bautismo en el Jordán (Mt 3, 13, 16-17)
“Entonces aparece Jesús, que viene de Galilea al Jordán donde Juan, para ser bautizado por él. Salió luego del agua; y en esto se abrieron los cielos y vio al Espíritu de Dios que bajaba en forma de paloma y venía sobre él. Y una voz que salía de los cielos decía:

“Este es mi Hijo amado, en quien yo me complazco.”

Padre Nuestro, Diez Ave Maria y Gloria.

María, Madre de gracia, Madre de misericordia, defiéndenos de nuestros enemigos y ampáranos ahora y en la hora de nuestra muerte. Amén.

Salve

Dios te salve, Reina y Madre de misericordia, vida, dulzura y esperanza nuestra; Dios te salve. A Ti llamamos los desterrados hijos de Eva; a Ti suspiramos, gimiendo y llorando, en este valle de lágrimas. Ea, pues, Señora, abogada nuestra, vuelve a nosotros esos tus ojos misericordiosos; y después de este destierro muéstranos a Jesús, fruto bendito de tu vientre. ¡Oh clementísima, oh piadosa, oh dulce siempre Virgen María!

Ruega por nosotros, Santa Madre de Dios, para que seamos dignos de alcanzar las promesas de Nuestro Señor Jesucristo.

Promesa de Maria :El Rosario hará germinar las virtudes y también hará que sus devotos obtengan la misericordia divina; sustituirá en el corazón de los hombres el amor del mundo al amor por Dios y los elevará a desear las cosas celestiales y eternas. ¡Cuántas almas por este medio se santificarán!.

Los que rezan mi Rosario son todos hijos míos muy amados y hermanos de mi Unigénito Jesús.

Dios todopoderoso y eterno, luz de los que en ti creen, que la tierra se llene de tu gloria y que te reconozcan los pueblos por el esplendor de tu luz. Por Jesucristo, nuestro Señor. Amén.

 

Devocionario.com


Anuncios

A %d blogueros les gusta esto: