“Dijeron los apóstoles al Señor: Acrecienta nuestra fe. Dijo el Señor: Si tuvierais fe tanto como un grano de mostaza, diríais a este sicómoro: Desarráigate y trasplántate en el mar, y el os obedecería (Lc 17, 5-6).

oh Maria

Cuando pensamos en Maria, madre de
Dios, Dios se hace concreto, se hace vivo,
presente entre nosotros e increiblemente
familiar y accesible. A través de esta
mujer, la encarnación de Dios, la Cruz, el
perdón de los pecados, la esperanza de la
Vida eterna, tuya y mia, todo se hace plausible
y deseable. Sin Ella, el cristianismo
se vuelve vago, teórico, hipotético, inodoro,
moralizador, y puede ser inverosimil,
en todo caso, poco amable.
La Virgen está toda en Dios por elección
y por gracia, se hace toda nuestra por su
naturaleza y por su raza, por su inalienable
perfume de hija nuestra que es.
R.P. Bruckberger

Solo por amor

Solo por amor podemos darlo todo, sin
esperar nada a cambio. Solo por amor la
semilla muere sin saber si dará fruto. Solo
por amor se puede concebir el sacrificio
como acto posible, razonable y rico de sentido,
aún cuando no vislumbremos, ni de
lejos, la promesa.
Un fracaso, una inversión de éxito
incierto, una firma en blanco… Ésta debiera
ser la actitud constante del cristiano que
siente la llamada de Dios a donarse a Él sin
reservas, para ser un sí ante la voluntad divina
que nos llama y que a menudo permanece
escondida en el misterio, para luego revelarse
paso a paso mientras caminamos.
Solo por amor podemos sostener el peso
del sacrificio que requiere nuestra renuncia a
los bienes y no al Bien; nuestra mortificación
y no la muerte; nuestra disposición a
vivir en pérdida y no como perdedores; porque
en esta docilidad seremos espacio abierto
a Dios, que luchará, en nosotros, contra el
Mal, y como siempre, saldrá victorioso.
Solo por amor, porque el Amor nos atrae
y nos enamora, nos invita a perder de vista
todo lo pasajero, sin esperar recuperarlo,
para entregarnos luego tesoros que no se
oxidan…
Solo por amor, porque no somos héroes:
es un camino que nos cuesta sangre, que
acumula lágrimas y que nos obliga a suplicar…
Solo por amor; porque no hay lógica que
admita comparación alguna, porque se pierde
la cabeza cuando la razón calla, y damos
la palabra solo a Él, al Amor. S.C

ECO DI MARIA
Via Cremona, 28 – 46100 Mantova – Italia
E-MAIL: eco-segreteria@ecodimaria.net
Eco en Internet: http://www.ecodimaria.net
E-mail redacción: ecoredazione@infinito.it

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: