Dios Padre me ha enviado para que os acerquéis a Mí, que os conduciré por el camino de mi Hijo Jesús. Hijitos míos: caminad todos unidos en la oración y el amor

“Pedid por el cambio de los corazones de mis almas consagradas ¿Para qué las he llamado? Para que me ayuden a trabajar por Mi Reino Hija mía, dame todo lo que tu puedas y trata siempre de cumplir Mi Voluntad

Fragmento de mensaje de Jesus a la hermana Mary Carmen- Convento del Carrizal Venezuela

El próximo sábado 06 de febrero recordamos el
17 aniversario de la aparición de la Santísima Virgen María bajo la advocación de
“María Madre de las Almas Consagradas” en el Carrizal (Estado de Miranda)
VENEZUELA.

Por tal motivo celebraremos una misa el sábado próximo  en la Parroquia

“San Isidro Labrador” a las 19hs. Av. San Isidro 4.630 Saavedra (Altura Cabildo 4.600). Buenos Aires- Argentina-

Pedimos que todos nos unamos en la oracion ese dia en honor a Nuestra Santisima Virgen Maria pidiendo por los sacerdotes, las almas consagradas, los misioneros, los que necesitan oracion urgente, por la paz del mundo. Únete Hermano/a estes donde estes y reza junto a todos nosotros para llegar a agradar a Nuestra Bendita Madre y asi llegue a Nuestro Padre los pedidos que le hacemos,  nosotros ,sus hijitos.

La Santisima Virgen Maria Madre de Las Almas Consagradas

Hijitos míos: caminad todos unidos en la oración y el amor.

Seamos Dóciles a la Presencia Inmaculada de Nuestra Madre, ¿Que ocurriría si supieras que Ella está presente en cada momento de tu vida, observándote, que está mas presente cuando rezas por alguien, y que sufre contigo cuando estas mal por algo, y rechazas su ayuda que viene en forma de pensamientos positivos a tu alma? desde aquí, Hermano/a, queremos aprender a amar a nuestra Madre y rezar con Ella, que Junto a Jesús nos espera todos los dias para rezar y pedir a Dios Todopoderoso Piedad, Paz y Amor, para que reine el amor de Dios entre todos nosotros, sus hijos mas amados!

Manifestacion de La Virgen Maria en Carrizal de como fueron los acontecimientos primeros.

..”Cuando la hermana Mary Carmen llegó a su cuarto se vio sorprendida por un gratísimo olor a esencia de rosas que impregnaba toda la habitación. Llena de júbilo y de agradecimiento no pudo menos que exclamar: “Gracias, madrecita querida. Estás aquí. “

Llegó así el día 6 de febrero de 1993, sábado

En la tarde la familia Padrón acudió a la residencia religiosa de las Siervas de Jesús, porque el día anterior, viernes, tal como correspondía, al Ing. Padrón le había resultado materialmente imposible venir a la adoración y manifestó que deseaban hacerla en este día sábado, para no perder el ritmo semanal.

Cuenta el Ing. Padrón, que ese día toda la familia había sentido la necesidad de ir a orar como siempre y por tanto no tuvieron empacho alguno en pedir el permiso para acudir ese sábado, en sustitución de la falta del viernes

La hermana Clara les concedió la autorización sin problema alguno.

La hermana Mary Carmen pensó dentro de sí algo molesta’

-” Esta familia viene siempre a quitarle el tiempo a uno “-

Durante la hora santa el Ing. Padrón observó que la imagen del Sagrado Corazón de Jesús de la capillita resplandecía en forma extraña, rodeada de una especie de color azul celeste; a esto se añadía olor a incienso, rosas y nardos, en ese orden. A un cierto momento comenzó a sudar mucho, a pesar de la temperatura, que en este mes del año es particularmente baja y de pronto escuchó (y no sabe explicar cómo) una voz suave y tierna de mujer que decía:

“ SOY MARIA, LA MADRE DE DIOS, LA MADRE DE ESTAS HIJAS TAN QUERIDAS Y LA MADRE DE TODOS. HE VENIDO AQUÍ, A ESTE BOSQUECITO, A ESTE JARDIN, A ESTA CASA DE RECOGIMIENTO Y DE ORACION, DONDE ESTÁ MI HIJO MUY AMADO. ESTA NOCHE ESTARE CON USTEDES, TODOS PODRAN VERME, LES ACOMPAÑARÉ TODA LA NOCHE Y ME MANIFESTARE HASTA EL AMANECER. HIJITAS MUY QUERIDAS: ALE­GRENSE EN EL SEÑOR YA QUE LOS PRODIGIOS DE MI HIJO JESUS LAS RODEARAN, EL SEÑOR HA ELEGIDO LAS MAS PEQUEÑAS Y ASI RECIBIRAN MIS MENSAJES MIS HIJOS E HIJAS CONSAGRADAS EN TODO EL MUNDO “

Mientras escuchaba las palabras el Ing. Padrón las repetía en voz alta como efecto de un imperativo que no sabia explicarse. La cara de sorpresa de su esposa e hijos era tal que al finalizar la hora santa y mientras las hermanas se dirigían hacia la cocina por el corredor, la esposa le reclamó entre sorprendida y molesta la razón de tal despropósito.

“¿Por qué dijiste esas cósase Le dijo al esposo con evidente molestia. A lo que respondió el Ing. Padrón:

“Quédate tranquila y esperemos”.

No obstante él mismo se preguntaba a sí mismo qué es lo que había ocurrido y su desconcierto era aún mayor que el de ellos. Pero a pesar de todo sentía simultáneamente una gran segundad.

Hacia las 6:10 p.m.

una ingente bandada de pájaros se posó en las ramas de los árboles más cercanos del bosque y se pusieron a trinar en un tono muy intenso; y era tanto el alboroto que los que ensayaban dejaron de cantar y al instante los pájaros suspendieron sus trinos. Se repitió vanas veces hasta que decidieron no tomarlos en cuenta.

Entonces la familia Padrón invitó a las hermanas, que estaban en el recinto de la cocina a unos pasos, para que participaran en el ensayo y ellas aceptaron gustosas. Además de la superiora hermana Clara, se hizo presente la hermana Clara, una de las dos jóvenes Por razones de un viaje a la ciudad de Valencia la hermana Consuelo, que pertenecía al grupo de las dos de más edad junto con la superiora, no estaba presente ese día. La hermana Mary Carmen se había apartado del grupo, después de terminada la hora santa, presa de un cierto desagrado; por lo cual no estaba presente con las demás hermanas cuando se sumaron al coro de los Padrón.

las 7:30 el Ing. Padrón, que estaba de frente al jardín, porque todos los demás se habían colocado sentadas y de espaldas, como cuando un di­rector dirige un coro, pudo notar una luz azulada, simi­lar a la que emite un flash de cámara fotográfica. Esa luz duró alrededor de 20 segundos y luego apareció una imagen de la Santísima Virgen, muy similar a la de Fátima. Era una imagen viva por el movimiento ondulado del manto y de la túnica al paso del viento suave.

Como los presentes estaban de espaldas no observa­ron nada. Así que el Ing. Padrón, como reponiéndose de la sorpresa y sin saber como reaccionar, les dirigió a todos estas palabras:

“¿Qué harían ustedes si se presentara la Virgen en este lugar?”.

Las hermanas y los integrantes de la familia del Ing. Padrón se sonrieron con cierto aire de desconcierto por lo extemporáneo e intempestivo de la pregunta Pero ante la insinuación de que voltearan y vieran, todos volvieron el torso y fueron capaces de admirar la manifestación de la Santísima Virgen.

Estaba majestuosamente colocada cerca de un caminito hacia el bosque, que entonces tenía una baranda verde de madera La Virgen estaba de pie y a unos dos metros de altura del suelo, sobre una mata de cambur

De inmediato todos se levantaron y quedaron mirando fijamente hacia donde se manifestaba la Santísima Virgen. Luego caminaron en grupo hasta el primer rosal en dirección hacia la aparición.

La hermana Mary Carmen exclamó al llegar a este punto “¡Madre mía!” pensando dentro de sí misma que realmente se trataba de la Santísima Virgen, pero al instante la avasalló una duda muy intensa acerca de la realidad de lo que estaba contemplando Al querer avanzar escuchó una voz firme que le ordenaba- ” ¡ no vayas ¡ “.

El Ing. Padrón oyó proferir luego a la hermana Mary Carmen una exclamación extraña: “¡Déjame¡ ” como si ella tratara de quitarse de encima o de apartar de su lado algo molesto o dañino Y la hermana Mary Carmen, como un efecto de lo que estaba ocurriendo tanto fuera

como dentro de sí misma cayó sin conocimiento exactamente sobre el rosal.

Al instante las hermanas y la familia Padrón se apresuraron a auxiliarla. Pero la que estaba más cerca era la señora Marlene de Padrón y en consecuencia tuvo la oportunidad de recogerla y colocarla sobre sus piernas El desvanecimiento duró 8 minutos. En vista de que el desvanecimiento se estaba alargando exce­sivamente el Ing. Padrón preguntó a la superiora hermana Clara dónde se podría localizar un médico, pero casi de inmediato la hermana Mary Carmen recobró el conocimiento y acto seguido, sin pensarlo dos veces, se puso de rodillas con las manos juntas a nivel del pecho.

Es preciso observar que mientras la hermana Mary Carmen estaba fuera de sí, interiormente se vio avasallada por una tremenda lucha interior consigo misma Cuenta ella que la batalla estribaba en que por un lado sentía una poderosa inclinación a no creer en nada de lo que estaba ocurriendo y por otro deseaba salir corriendo y desaparecer del lugar.La Santísima Virgen se dignó, pues, entablar el diálogo exclusivamente con la hermana Mary Carmen y le transmitió mensajes y palabras íntimas que estaban destinadas únicamente a ella. Pero más tarde le indicó que le iba a entregar un mensaje, el primero de todos, que estaría dirigido a sus hermanas de la Congregación de las Siervas de Jesús. Mientras la hermana Mary Carmen dialogaba con la Santísima Virgen pudo observarse que su hábito se transformaba en algo brillante por efecto de una iluminación particular que no se sabía de qué manera ocurría. Al terminar el diálogo privado entre la Santí­sima Virgen y la hermana, ésta, en voz audible, les indicó a todos los demás presentes:

“La Santísima Virgen pide que se arrodillen)

Todos obedecieron y se arrodillaron sobre la grama Decidieron rezar el santo rosario, de rodillas ante la Virgen que estaba ante sus ojos. En cada misterio se indicaba una intención particular. Antes del segundo misterio la hermana Mary Carmen expuso la intención “Por los Sacerdotes y por las Religiosas” Mientras hacia mención de la intención del misterio la Santísima Virgen giró la cabeza con un movimiento suave, con rostro sonriente, bajó sus brazos, los abrió, hizo una reverencia con el cuerpo y luego se reincorporó a la posición previa.

Al cuarto misterio el Ing. Padrón sugirió a la hermana Mary Carmen que repitiese la intención por los sacerdotes y religiosas y aquí la Santísima Virgen repitió las acciones y gestos de reverencia del segundo misterio, pero como dando las gracias.

Durante el rezo del santo rosario ocurrió un fenó­meno que les llamó mucho la atención: desde el manto de la Santísima Virgen se desprendió una luz muy brillante, algo así como una estrella que cayó al suelo y se partió en infinidad de trozos minúsculos, como escarchas

Este primer mensaje recibido en esta oportunidad por la hermana Mary Carmen de la Santísima Virgen es como sigue:

“Hijas mías, estoy enviada por el amor que mi hijo Jesús siente por vosotras, con el mismo amor que una Madre siente por sus hijos.

Si hijitas, quiero tocar vuestros corazones y llenarlos de humildad y sencillez.

Os pido que os unáis en oración; que todas seáis una, que renovéis el espíritu de Fe.

Recordad lo que mi Hijo os dijo: “QUE OS AMÉIS LOS UNOS A LOS OTROS COMO YO OS HE AMADO

Dios Padre ha puesto en vuestras manos el carisma de la Eucaristía y del Sacerdocio. Os pido fidelidad a este compromiso y renovación del espíritu de la Congregación.

Hijitas mías, las cosas del mundo se quedan en este mundo y las cosas que se hacen por amor a Dios suben llevadas por MI INMACULADO CORAZON.

Orad, orad, orad… orad unidas para que, con la gracia que Dios ha derramado sobre vosotras, se alivien la tibieza y la frialdad de mis almas consagradas. Os pido de corazón, orad. El tiempo se aproxima. OS CUBRO CON MI MANTO.

OS TENGO EN MI CORAZÓN.”

Cuenta la hermana Mary Carmen que después de haberle dictado el mensaje la misma Santísima Virgen se dignó aconsejarla con relación a una pregunta que le harían posteriormente muchas personas’ “¿Como viste a la Virgen? ¿ Cómo era ella?”

La Santísima Virgen le sugirió que respondiese de esta manera’

” La vi con un traje azul y blanco muy hermoso y no tengo palabras para describir su hermosura, no hay nadie en el mundo como Ella ”

La hermana Mary Carmen escribe esto en sus apuntes “Sí, la vi Y este mensaje es de ella Quien mega al hijo mega a la madre Quien mega a su madre, mega al hijo”

Después del mensaje la Santísima Virgen pidió a los que estaban junto a Mary Carmen que se arrodillaran una vez más, porque los quería bendecir. Al terminar la bendición la hermana interlocutora se levantó y se dirigió a la capilla sin dirigir la mirada a nadie

Transcurrido un corto espacio de tiempo regresó al mismo lugar anterior y se quedó embelesada, admirando el manto blanco y resplandeciente, todo iluminado, del cual caían estrellas al suelo, mientras la mirada de la Santísima Virgen se dirigía tanto hacia el cielo como hacia la capillita donde estaba el sagrario La Virgen tenia a su lado una corona de flores.

Hacia medianoche la Santísima Virgen todavía estaba presente mientras las hermanas y los demás con­tinuaban orando y como embelesados por la Santísima Virgen

La hermana Clara, superiora, tocó entonces una campanita y pidió a todos que se dirigieran hacia el comedor para hacer una cena frugal, no fuera que alguno se mareara, ya que desde el almuerzo no habían probado bocado.

La hermana Mary Carmen le contestó a la superiora que realmente no tenia ningún apetito y por esa razón se abstuvo de acompañar al resto que se dirigió al comedor con la superiora Entonces la Santísima Virgen tuvo la gentileza de reprenderla mediante una acción adoctrinadora. La Virgencita dio media vuelta y se colocó de espaldas De esta manera parecía demostrar su desagrado por la decisión errada de la hermana Mary Carmen. Y ésta entendió el mensaje: la voz de la obediencia es la voz de Dios, así que se apresuró a caminar hacia el comedor.

Por supuesto la comida no le pasaba, tanto que se sentía ahogada, tratando por cierto de ayudarse en la tarea con sorbos de agua.

Terminada la cena regresaron todos, incluida la hermana Mary Carmen. La Virgen había retomado ya a la disposición primera, es decir estaba una vez más mirando de frente.

El Ing. Padrón en este momento, después de orar un poco sintió para sus adentros que su permanencia y la de su familia en este santo lugar tenía que darse por terminada, porque intuía que la aparición estaba destinada a las religiosas, ya era muy tarde y se trataba además de una casa religiosa. Así que con la familia entera se retiró del lugar no sin pesar por tener que obrar de esta manera.

Hacia la una de la madrugada la superiora, hermana Clara, consideró oportuno ordenar a las otras dos religiosas, hermana Clara y hermana Mary Carmen que fueran a dormir y descansar a sus respectivos cuartos. La hermana Mary Carmen pensó que hubiera sido mejor quedarse allí toda la noche, pero la orden de la superiora exigía obediencia y recordó la amonestación de la Virgen cuando lo de la cena. Así que se retiró con gran pesar. Se despidió de Jesús en el Sagrado como siempre lo hacia acercándose a la capillita y le dio las gracias por haberles concedido el gran don de haber enviado a su Santa Madre.

Cuando la hermana Mary Carmen llegó a su cuarto se vio sorprendida por un gratísimo olor a esencia de rosas que impregnaba toda la habitación. Llena de júbilo y de agradecimiento no pudo menos que exclamar: “Gracias, madrecita querida. Estás aquí. ”

Fuente:

Las Apariciones y los Mensajes

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: