Queridos hijos, gracias. Ustedes son mi esperanza. A todos los bendigo. Ustedes son mi alegría.

Paz, solo Paz debe reinar en vuestros corazones!Nuestra Madre nos dice: “Les muestro el camino para perdonarse a ustedes mismos, perdonar a los otros, y con arrepentimiento sincero de corazón, arrodillarse ante el Padre. Hagan que muera todo lo que en ustedes les impide amar y salvarse. Que puedan estar con Él y en Él. Decídanse por un nuevo comienzo, un inicio de amor sincero a Dios mismo.”

Abramos Nuestro Corazon de hijos, Escuchemos a Nuestra Madre:

Mensaje dado a Marija el 1 de enero de 2010-Día de la Madre de Dios


Fue en el Podbrdo y apareció a las 22:47 h, en la proximidad de la estatua que la representa. La noche fue como el día, que estuvo lloviendo y frío. Miles de peregrinos se reunieron. Después de la aparición Marija dijo que la Santísima Virgen vino en una nube, vestida de gris con velo blanco. Vino con una multitud de ángeles y estaba muy feliz. Dio el siguiente mensaje:

Queridos hijos, gracias. Ustedes son mi esperanza. A todos los bendigo. Ustedes son mi alegría. Manténgase en la conversión y vivan mis mensajes con alegría.

Mensaje dado a Mirjana el 2 de enero de 2010
Queridos hijos, hoy los invito a que, con plena confianza y amor, se pongan en camino conmigo, porque deseo conducirlos al conocimiento de mi Hijo. No teman, hijos míos, estoy aquí con ustedes, estoy junto a ustedes. Les muestro el camino para perdonarse a ustedes mismos, perdonar a los otros, y con arrepentimiento sincero de corazón, arrodillarse ante el Padre. Hagan que muera todo lo que en ustedes les impide amar y salvarse. Que puedan estar con Él y en Él. Decídanse por un nuevo comienzo, un inicio de amor sincero a Dios mismo. Gracias.

8 de diciembre de 2009
Aparición a Ivan en el Podbrdo en la fiesta de la Inmaculada Concepción
La aparición fue a las 22:30 h. Dijo Ivan: -Nuestra Señora vino muy feliz y oró sobre cada uno de nosotros, especialmente sobre los enfermos. Bendijo los artículos religiosos que trajeron los peregrinos y luego dijo:
Mis hijos queridos, mis pequeños, hoy también la Madre los ama con amor maternal. Deseo, hijos míos, que a través de este tiempo de gracia, abran sus corazones a la Luz, la luz de mi Hijo, y que la luz de mi Hijo penetre en sus corazones e ilumine vuestro corazón y alma para que puedan ser felices. Los llamo especialmente a orar por las familias. Oren en este tiempo por la santidad en la familia. También hoy, hijos queridos, deseo darles gracias por haberme aceptado y haber aceptado mis mensajes y por vivir mis mensajes
.
www.MensajerosdelaReinadelaPaz.org

Oremos con Maria

Yo soy el Camino, la Verdad y la Vida, Jn 14:6

Tú eres el Camino.
Tú eres mi Camino.
Sin Ti no tengo dónde ir,
sin Ti no tengo dónde llegar.
Sólo Tú me conduces y me guías al destino de Vida.
Sólo en Ti habita la Verdad.
Tú eres la Verdad. Tú eres la Vida.
Tú eres mi destino y mi Camino.
Todos los demás caminos son engañosos
y no llevan a la Vida.
Porque no parten de Ti ni concluyen en Ti.
Tú eres el Camino
que yo he de seguir.
No hay dos caminos, hay sólo uno
y eres Tú.
Tú nos muestras al Padre en Ti
mucho antes de llevarnos a Él,
porque Tú, el Camino, fuiste antes al Padre
de donde viniste.
“Quien ha visto al Hijo ha visto al Padre”.
Y Tú no te ocultas,
o sí, te ocultas para dejarte encontrar.
Tú estás en el pobre y abandonado
y en el más pequeño.
Allí te ocultas
como te ocultaste, Dios Todopoderoso,
en el Niño de Belén.
Tú estás en ese niño pequeño en el hospital
y en el adulto que muerde su soledad.
Tú estás en el último porque eres el Primero.
Tú estás en el corazón del justo.
Allí has ido con el Padre a hacer tu morada.
Estás, Señor, también en la asamblea
reunida en tu nombre
y en la Palabra.
Tú eres la Palabra,
Palabra encarnada en María.
Palabra de vida eterna.
Tú te ocultas
para que te encuentre quien te busca
humildemente, con corazón sincero.
No te vemos,
pero oímos tu voz
que nos llama
que nos salva.
Y si no te oímos
Tú nos escuchas.
Siempre.
El Padre se oculta en Ti
y en Ti se muestra.
Quien te ve, ve a Dios.
Pero Tú, Señor, te ocultas.
Te escondes en el pan
y en el vino consagrados
para que te sepa ver el que tenga fe.
¡Oh, sí! Tú estás en el Pan y en el Vino
de la Eucaristía,
porque eres el Camino,
y por Ti llegamos a ser atraídos
por el Espíritu
hacia el Amor divino
en cada comunión.
Y Tú, en cada comunión, nos llevas a tu Cielo.
Tú jamás nos mientes.
Tú has dicho: “Esto es mi Cuerpo. Esta es mi Sangre”.
Tú lo has dicho y Tú eres la Verdad.
Y el que come de tu carne
y bebe de tu sangre,
tiene vida, te tiene a Ti, Dios verdadero
que eres la Vida misma, la Vida eterna.

Tú eres, Jesús,
la Vida y el Camino y la Verdad en cada Eucaristía. Amén

P. Justo Antonio Lofeudo mss

Reina de la Paz

Reina Madre Nuestra


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: