María nos va haciendo trinitarios, nos mostrará el Amor del Padre, nos unirá a la acción sagrada del Hijo, nos hará dóciles al Espíritu Santo; de este modo seremos templo y expresión de la Trinidad

María nos invita a estar con Ella y como Ella sintiéndonos solidarios de toda la Iglesia al pie de la cruz de la Iglesia

María nos invita a estar con Ella y como Ella sintiéndonos solidarios de toda la Iglesia al pie de la cruz de la Iglesia

San Nicolás, Provincia de Buenos Aires, Argentina


La Virgen María se aparece a una sencilla mujer de una ciudad del interior de la Argentina, en medio de una sucesión de hechos místicos que se produjeron a su alrededor: Muchos Santos Rosarios empezaron a iluminarse en los hogares de los habitantes de San Nicolás, anticipando lo que en forma inminente iba a ocurrir allí.

Gladys Quiroga de Motta ve por primera vez a nuestra Madre Celestial el 25 de setiembre de 1983. Los mensajes se suceden a partir de entonces en cantidad, a través de las apariciones diarias. La Iglesia toma intervención inicialmente con gran cautela, para luego apoyar el crecimiento de la obra de María, ante las evidencias manifestadas.

El rezo del Santo Rosario se multiplica a partir del pedido celestial de oración, mientras las multitudes empiezan a acudir en forma creciente al lugar.

Gladys sufre los estigmas de la pasión, que son corroborados médicamente, siempre bajo la supervisión y tutela de los sacerdotes. Ella mantiene su obediencia a la Iglesia en todo momento, a pesar de las duras pruebas que tuvo que enfrentar, dentro del lógico proceso de estudio de los hechos allí manifestados.

María señala a la vidente una imagen de madera de la Virgen del Rosario, que estaba guardada desde hace años en el campanario de la Catedral de San Nicolás, y pide que se la restaure y venere allí, bajo la advocación de “Nuestra Señora del Rosario de San Nicolás”. Para sorpresa de los sacerdotes, allí encontraron arrumbada a la imagen de María con el niño en sus brazos, como esperando ser rescatada. También nuestra Madre Celestial pide se acuñe una medalla, la cual es entregada gratuitamente a los cientos de miles de asistentes al lugar.

Los Mensajes contienen un permanente pedido de conversión, oración del Santo Rosario, regreso a los Sacramentos de la Confesión y la Eucaristía. También María advierte sobre la importancia de convertirse mientras cada alma aún tiene tiempo, ya que sólo Dios conoce cuándo y cómo seremos llamados a rendir cuentas ante Su Presencia.

La Virgen señala mediante un rayo de luz un lugar junto al Río Paraná (llamado “El Campito”), para que se construya un Santuario, que ella misma diseña a través de los mensajes entregados a la vidente. Se levanta entonces un colosal Templo (que aún no ha sido culminado) exactamente en el lugar señalado por la Reina del Cielo, como centro de veneración a María, verdadera intercesora y camino perfecto para llegar a Su Hijo, Jesús.

El lugar es visitado en forma permanente en peregrinación, con mayor afluencia de fieles los días 25 de cada mes, y mediante una gran multitud que se concentra los días 25 de setiembre de cada año, en el aniversario  de la aparición.

Enorme cantidad de hechos místicos les son regalados a muchos de los asistentes, principalmente mediante la masiva iluminación de Rosarios, el perfume a rosas, y el milagro del sol, tal cual ocurre en otros lugares donde el Cielo se manifiesta en toda su elocuencia.

Así como en Medjugorje, María vino a San Nicolás a traer un pedido apremiante de oración del Santo Rosario, que es la cadena con la que Ella atará al demonio. Las multitudes que acuden ante su llamado, la multiplicación de hechos místicos, las conversiones, la vuelta a la Eucaristía, son los resultados del esfuerzo celestial en llamarnos a entregarnos totalmente a la Voluntad de Dios. Abandonar nuestro interés personal en nuestras acciones cotidianas, reemplazándolo por obrar en beneficio del interés de Dios, es el resumen del mayor logro que Dios nos pide a cambio de regalarnos su Presencia.

Los hechos místicos son como adornos que Dios les pone a los videntes y a los lugares sagrados, para llamar nuestra atención. Son regalos del Cielo!. Pero no debemos confundir los regalos con la sustancia de la que está hecha nuestra conversión: ésta se manifiesta con las obras, el amor puesto de manifiesto cada día, la justicia, la verdad, la lucha por la difusión de la obra de Cristo, el trabajar, orar y amar.

SOMOS ILUMINADOS POR LA LUZ DEL CORAZÓN SAGRADO DE MARÍA

El Espíritu Santo, por mediación de María, sacraliza a los que viven en su Corazón.
Su Corazón es raíz de nuestra espiritualidad sacerdotal y fuente de nuestra acción apostólica.

En efecto: al descubrir las riquezas del Corazón Maternal de María, encontramos cómo debemos conducirnos con Ella para vivir nuestra consagración y qué debemos hacer por los demás como sus hijos sacerdotes, si realmente queremos encarnar en nosotros los rasgos maternales de su amor misericordioso que reflejan el Amor Paterno de Dios.

SIENDO INSTRUMENTOS DE ALIANZA

marca El Corazón de María como Arca de Alianza nos hace instrumentos de Alianza entre los hombres. Tenemos que ser camino por donde Dios hace Alianza con sus hijos.

El Santuario es el lugar físico, que significa su presencia de Madre donde hoy somos recibidos, como Jesús en su seno virginal, y donde prestaremos desde María un servicio sacerdotal, como hijos sacerdotes, identificados con Cristo Pastor, al servicio del rebaño.

Jesús está en San Nicolás “con su Arca” y ésta vez en tierra firme. Los cristianos misioneros puestos a servir a esta obra de María en San Nicolás, nos reconocemos Hijos del Sagrado Corazón de María, Arca de la Alianza y Madre de la Iglesia.  Al decir que somos hijos del Corazón de María entendemos como responsabilidad fundamental encarnar en nuestros corazones el Amor Misericordioso del Hijo que se hace visible en el amor Maternal de María, espejo de la Misericordia de Cristo.

Esta misión exige hacerse pequeños en el Corazón de María y profundamente serviciales de los hermanos,

sabiendo que Dios tiene un Plan de Salvación y nosotros no somos dueños de ese Plan sino sus servidores.

María nos invita a estar con Ella y como Ella sintiéndonos solidarios de toda la Iglesia al pie de la cruz de la Iglesia, como Juan, y a llevarla a nuestra casa como el discípulo amado para recibir sus enseñanzas maternales, que nos darán el verdadero perfil de su Hijo Jesús al que cada uno de nosotros debemos imitar con nuestras propias características.

María nos va haciendo trinitarios, nos mostrará el Amor del Padre, nos unirá a la acción sagrada del Hijo, nos hará dóciles al Espíritu Santo; de este modo seremos templo y expresión de la Trinidad.

María nos enseña a descubrir a Jesucristo, como Pastor del rebaño del Padre, engendrando en nosotros sentimientos similares a los de Jesús, que da Su vida por las ovejas, que conoce a cada una por su nombre, que esta lleno de entrañas de misericordia, en favor de todos los hijos pecadores,  que se acercan al Trono de la Misericordia.
María nos hace sus hijos, como a su hijo Jesús, nos hace sensibles al dolor, a las necesidades físicas, espirituales, morales, de cada uno de sus hijos.  Nos quiere esencialmente al servicio de los que se acercan a Ella, para que le ayudemos a descubrir a Jesucristo.
Nuestro corazón de cristianos, es un corazón semejante al de Jesús, debe serlo, un corazón manso y humilde, un corazón eminentemente misericordioso, un corazón lleno de amor al Padre, que busca continuamente la Gloria de Dios; y un corazón lleno de amor a los hombres, que se entrega y se deja crucificar por ellos, para servirlos, para que descubran el único válido camino, que los haga felices en la tierra y en el cielo, que es el camino de la fidelidad a Dios.

Toda actividad cristiana en general, y el  servicio misionero en particular, serán el fruto de una profunda vida  de fe.
Servimos a una obra que no es nuestra sino de Dios, somos sostenidos, por lo tanto, únicamente por el poder del Señor.
Creemos sin ver, pero estamos seguros de lo que creemos.  La fuerza del Señor sostiene al profeta, que se deja conducir libremente por su Señor.

La fe nos capacita, para ver las cosas, la tierra con los ojos de Dios, para asumir lo que no entendemos, para tener la fortaleza de enfrentar los riesgos que escapan a nuestra humana capacidad;  nos da la certeza  de que el Señor es nuestra garantía.

El justo vive de la fe.

María,  con su  “SI”  a Dios, nacido de una fe muy profunda, que la llevó al total abandono en las manos del Padre, fue capaz de agradar a Dios.  Ella dijo “SI” desde los más profundo de su corazón creyente, toda Su vida  recorrió  el largo itinerario de la fe.  Continuamente se encontró en situaciones de oscuridad, de incertidumbre, de humana incapacidad, para obtener la respuesta adecuada, y sin embargo creyó, y porque creyó agradó a Dios.

El Señor tiene Sus planes, que escapan a nuestra capacidad humana de comprenderlos, sin embargo el Señor tiene la respuesta que nosotros desconocemos. Creer, el aceptar que existe esa respuesta, es adherirnos con nuestro acto de fe,  profundo y filial, a la respuesta que aunque no conocemos, sabemos que  Dios la tiene.
El Apóstol, se encuentra frecuentemente asediado, por las dudas, por las incertidumbres, por las pobrezas, que nacen de su condición humana,  y de su fragilidad para la misión.  Sin embargo, el Señor que lo envía, sabe de su pobreza, y lo envía porque El se hace su seguro sostén.

Oremos

11-4-87 – DESPIERTA

Despierta hijo de Dios,

no duermas más que aquí está El,

camina y ve por la Luz,

que hoy está regalando el Señor.

No te niegues a la Vida,

no te apartes de Su lado,

no desprecies Su calor

y te verás por siempre recompensado.

Amén.

!Cuántas cosas hermosas encierra el
amor a Dios!
Amar a Dios es querer al prójimo.
Amar a Dios, es ofrecerse a Dios.
Amar a Dios es dar la vida por Dios.
Pensamiento y obra sean de Dios.
Amén, amén.

Dios me conceda la Gracia de vivir para Ti,
de amar a tu Corazón con todo mi ser.
y que seas Tú, Madre mía,
la que limpie mi alma y la purifique.
Amadísima Madre, enséñame a amar a
Jesús,
hazme digna de Jesús y de Ti, Madre,
y que la Consagración de este día,
me una más a Ti y a tu Hijo.
Amén.

Visita el Sitio de Nuestra Madre www.virgendesannicolas.org


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: