El tiempo de gracia en que vivimos, anunciado por María en Medjugorje

 

Enseñanos a Orar

Enseñanos a Orar

San Luis Grignon de Montfort, que vivió entre los siglos XVII y XVIII, dice en su ‘Tratado de la verdadera devoción a María”:

“El poder de María sobre los demonios será particularmente grandioso en los últimos tiempos. Ella extenderá el Reino de Cristo sobre los idólatras y musulmanes y sobrevendrá una era gloriosa en que María será Reina y Señora de los corazones humanos. El entrenamiento y formación de los grandes santos que aparecerán hacia el fin está reservado a la Madre de Dios. Estos grandes santos sobrepasarán en santidad a la mayoría de los otros santos, así como los Cedros del Líbano sobrepasan a los arbustos. Estos grandes santos, llenos de gracia y celo, serán escogidos para oponerse a los enemigos de Dios que aparecerán por doquier. Por su palabra y su ejemplo, estos santos traerán al mundo entero la verdadera devoción a la Santísima Virgen María y la veneración debida a Ella. Esto les traerá muchos enemigos, pero también muchas bendiciones”.

Así decía San Juan Bosco en el siglo XIX:

“Muchas pruebas le esperan a la Iglesia, pruebas muy serias. Lo que nosotros hemos sufrido hasta ahora es nada, o casi nada, comparado con lo que va a suceder. Sólo tres cosas pueden salvarnos en esta hora tan grave: La devoción a María, la Comunión frecuente y el culto al Santísimo Sacramento”.

¿Son estos tiempos, de los que nos habla la Santísima Virgen en Medjugorje, los tiempos vaticinados por estos grandes santos?. ¿Es ahora cuando María aplastará la cabeza del Demonio, como lo anuncia el Génesis?. ¿Qué tiempos estamos viviendo?. Recordemos las palabras del Señor: “Cuando veis levantarse una nube decís: Va a llover. Y así es. Cuando sentís soplar el viento sur decís: Va a hacer calor. Y así sucede … sabéis juzgar del aspecto de la tierra y del cielo; ¿por qué no sabéis juzgar los signos de los tiempos?” (Lc.12, 54-56). ¿Están esos signos presentes?. Oremos como Ella nos indica: “Oren para que el Espíritu Santo les ayude a entender los tiempos que están viviendo”.

¿Para qué ha venido la Virgen a Medjugorje?

El 25 de mayo de 1987 Ella ha dicho: “Soy vuestra Madre y quiero llevarlos a la santidad perfecta. Deseo que cada uno de ustedes sea feliz aquí en la tierra y que cada uno de ustedes esté conmigo en el cielo. Esta es, queridos hijos, la razón de mi venida aquí y mi mayor deseo”.

Según los videntes, la Virgen ha dicho que éstas son sus últimas apariciones en el mundo. El 2 de mayo de 1982, dio este mensaje: “He venido a llamar al mundo a la conversión por última vez. Después, ya no apareceré más en la tierra”.

¿Qué pasará después de Medjugorje?

Sólo podemos intuirlo a través de lo que la Virgen nos ha dicho en sus mensajes. Este tiempo, que Ella llama “Tiempo de Gracia”, es especial y conduciría a la humanidad hacia un tiempo nuevo. Por eso, debemos aprovechar las gracias que Dios está derramando a través de Ella y prepararnos a ese tiempo para el que nos invita, llenos de esperanza. Ella, como Reina de la Paz, nos anuncia un tiempo de paz, reiterando lo que prometió en Fátima.

Al comienzo de las apariciones la Virgen dijo: “Dios existe. Él es la plenitud de vida”. ¿Por qué ha tenido la Virgen que venir a decirle al mundo que Dios existe?. Porque una gran parte del mundo ya no cree en Dios. Ella quiere reafirmar que Dios es nuestro Creador y Señor; por lo tanto, debemos ponerlo en el primer lugar en nuestras vidas. ¿Y quién mejor que la Madre de Dios puede enseñarnos cómo hacerlo?

Los mensajes de María en Medjugorje

“Hijitos, vivan todas las palabras que les he dado a través de este tiempo de gracia y renueven la oración hasta que la oración sea un gozo para ustedes” (25-8-97).

“Hijitos, los he guiado y los guío a través de este tiempo de gracia, a fin de que ustedes lleguen a ser conscientes de su vocación cristiana” (25-11-97).

“De modo especial, los invito a la renuncia en este tiempo de gracia. Hijitos, por medio de sus pequeños sacrificios, mediten y vivan la Pasión y Muerte de Jesús por ustedes. Sólo si se acercan a Jesús, comprenderán el amor inconmensurable que El tiene por cada uno” (25-2-98).

“Hijitos, este es un tiempo de gracia; por eso, los invito nuevamente para que se decidan por Dios Creador. Permítanle que los cambie y los transforme. Que vuestro corazón esté preparado a escuchar y vivir todo lo que el Espíritu Santo tiene en su plan para cada uno de vosotros” (25-5-98).

“Este, hijitos, es un tiempo de gracia para ustedes. Hagan buen uso de él para su conversión personal, porque cuando ustedes tienen a Dios, lo tienen todo. Gracias por haber respondido a mi llamado” (25-7-98).

“Hijitos, únicamente con el amor y la oración, podrán vivir este tiempo que les ha sido dado para la conversión” (25-3-99).

“En este tiempo de gracia, que la Cruz sea una señal de amor y de unidad por medio de la cual llega la verdadera paz. Por lo tanto, hijitos, oren especialmente en este tiempo para que en sus corazones nazca el Niño Jesús, creador de la paz. Sólo con la oración llegarán a ser mis apóstoles de la paz en este mundo sin paz” (25-11-99).

“Despierten del sueño de incredulidad y pecado, ya que este es un tiempo de gracia que Dios les da. Aprovechen este tiempo y pidan a Dios la gracia de la curación de vuestro corazón, para que con el corazón miren a Dios y al hombre” (25-2-2000).

“Oren y aprovechen este tiempo, porque este es un tiempo de gracia. Yo estoy con ustedes e intercedo por cada uno de ustedes ante Dios, para que vuestro corazón se abra a Dios y al amor de Dios” (25-3-2000).

“Deseo renovar con ustedes la oración e invitarlos al ayuno, el cual deseo ofrecer a mi Hijo Jesús por la llegada de un tiempo nuevo, un tiempo de primavera” (25-10-2000).

“Este es un tiempo de gracia. Por eso, oren, oren, oren hasta que comprendan el amor de Dios por cada uno de ustedes” (25-2-01).

“Hijitos, viven en un tiempo en que Dios les da grandes gracias, y ustedes no saben aprovecharlas. Se preocupan de todo lo demás, menos del alma y de la vida espiritual. Despierten del sueño cansado de su alma y digan a Dios con todas sus fuerzas, Sí. Decídanse por la conversión y la santidad. Estoy con ustedes hijitos, y los invito a la perfección de su alma y de todo lo que hacen” (25-3-01).

El 25 de enero de 1997, la Santísima Virgen dio un importante mensaje:

“Queridos hijos: Los invito a reflexionar sobre su futuro. Ustedes están creando un nuevo mundo sin Dios, solamente con vuestro propio esfuerzo y ésa es la razón por la cual están insatisfechos y sin alegría en el corazón. Este tiempo es mi tiempo, y es por eso, hijitos, que los invito nuevamente a orar. Cuando encuentren la unidad con Dios, sentirán hambre de la palabra de Dios y sus corazones, hijitos, se desbordarán de gozo. Serán testigos del Amor de Dios dondequiera que estén. Los bendigo y les repito que yo estoy con ustedes para ayudarlos.”

La Madre de Dios nos invita de este modo a aprovechar este regalo de Dios Padre. Este tiempo extra que se nos regala para convertirnos, frente a hechos que nos conducirán hacia un mundo distinto, donde definitivamente no se podrá entrar SIN DIOS .

La Aparición de Medjugorje fue profetizada

El Padre Emiliano Tardif fue un reconocido sacerdote canadiense de la Renovación Católica Carismática. El cuenta que estando en 1981 en Roma, en la reunión internacional de líderes de la Renovación Carismática, el 16 de mayo (apenas tres días después del atentado al Santo Padre en la misma ciudad), el Padre Tomislav Vlasic  (quien representaba al movimiento de Yugoslavia) pide que se haga una oración de sanación por la Iglesia Yugoslava. Rezan entonces sobre el Padre Tomislav.

Sor Briege McKenna, carismática conocida también mundialmente, da a conocer la visión que está recibiendo. Ve al Padre Tomislav y a una multitud de jóvenes, y un río que corre por un costado. La interpretación de la visión profética es el carisma que este sacerdote habría de tener como guía espiritual de la juventud y el torrente de gracia que lo alimenta. Inmediatamente después, es el Padre Tardif quien se alza y dice: “No te preocupes. Dentro de poco te enviaré a Mi Madre”. El Padre Tardif se limita, según él mismo lo cuenta, a repetir lo que el Señor Jesús le está diciendo en ese momento. Lejos está él de imaginar que al mes siguiente, el 24 de junio, se iniciarían las apariciones en Medjugorje.

Dios no juega juegos de azar. Absolutamente todo lo que ocurre en su Plan Celestial responde a Su Divina Voluntad. El estaba anunciando el envío de la Madre de Jesús a llevar adelante una de las misiones más importantes de la historia del mundo, y utilizó nada más ni nada menos que a representantes del movimiento carismático, quienes tienen el corazón y la mente abierta a los hechos del Cielo en la tierra. ¡Dios bendiga y preserve la fe y unidad del movimiento Carismático!.

¡Milagros por doquier!

Una tarde de verano del mes de julio de 1981 apareció una inscripción en el cielo sereno. En letras luminosas podía leerse la palabra “MIR”, que significa paz, en croata. Varias personas, entre ellas muchos sacerdotes, fueron testigos presenciales. El mismo signo volvió a repetirse en la tarde del 6 de agosto, de ese primer año. Esta vez los caracteres eran como de fuego y parecía como si una mano invisible estuviera escribiendo. Las letras cubrían un arco desde el monte Krizevac (monte de la Cruz) hasta la Iglesia de Santiago Apóstol. Simbolizaba la paz que Cristo, desde Su Cruz, da a su Iglesia. El fenómeno duró unos veinte minutos y fue visible no sólo en Medjugorje sino en aldeas vecinas también.

Asimismo, desde el inicio y en muchísimas ocasiones hasta nuestros días, ha sido posible ver la “danza del sol”, como también se la vio en Fátima y en San Nicolás, Argentina.

En agosto de 1981, en una ocasión se vieron dos rayos luminosos que provenían del monte Podbrdo, donde está la colina de las Apariciones. Uno iluminaba toda la iglesia y el otro daba sobre el monte Krizevac. En los momentos previos estaba Ivan con su grupo orando en la colina, cuando se le apareció la Santísima Virgen para decirle que iba a darles una señal para ayudar a fortalecer la fe. Podemos discernir claramente en la simbología del fenómeno el vínculo directo entre las apariciones de la Virgen, la Cruz de donde viene la Paz, y el pueblo de Dios que se reúne en torno a la Palabra del Señor y se une a Él en Su Sacrificio, la Misa.

A la Cruz del Krizevac muchos la han podido ver transformarse. Algunas veces la Cruz de 16 toneladas desaparecía, otras giraba a gran velocidad. Otras veces, en cambio, se volvía como de cristal, iluminada por dentro. En ocasiones solía aparecer frente a la Cruz la figura de la Virgen, lo cual fue incluso fotografiado.

El 28 de octubre de 1981 se produjo un signo anticipatorio de la Gran Señal. Ese día un fuego misterioso, que no consumía, se veía sobre la colina. Cuando la gente acudió al supuesto incendio encontraron al policía, al que las autoridades habían dejado de vigilancia para impedir el acceso al Podbrdo, que estaba arrodillado rezando. En el lugar no había ni cenizas ni restos quemados.

La Virgen confió a los chicos que antes de la Gran Señal del tercer secreto habrán otras, no sólo en la aldea sino en otras regiones del mundo donde Ella se ha aparecido. Insiste, sin embargo, en que no se debe esperar a los signos para convertirse. “Todos han ya recibido muchas señales, ha dicho, ahora los cristianos deben ser, ellos mismos, una señal para que se conviertan los ateos”.

También ha sido posible observar otros fenómenos y signos en el sol. Así como el que se vio al caer la tarde de la Navidad de 1989. Cuando el sol estaba rojizo y declinante, de pronto se convirtió en una enorme hostia blanca que no encandilaba. Permaneció un buen tiempo detenido. Luego se achicó y, todo rojo, cayó rápidamente. La respuesta de todos los que estaban contemplándolo desde la cima del Krizevac, fue un unánime y unísono, “¡Oh!”.

Pero las señales que más han llamado y llaman la atención son las numerosísimas conversiones. Personas que después de larguísimo tiempo (30 o 40 o más años), retornan al seno de la Iglesia. Personas que acuden a un misterioso llamado para encontrar la respuesta a sus vidas. Personas que descubren en María a la Madre, no sólo de Cristo sino de ellos mismos. Personas que ya no dudan de la existencia de Dios ni de Su amor.

En Medjugorje se ora mucho y se ayuna; y todos lo hacen. En los confesionarios, para las diferentes lenguas, se forman larguísimas colas. Teólogos y sacerdotes, después de haber estado varias horas confesando y por experimentarlo, se han convencido que por Medjugorje corre la gracia y éste es el fruto más convincente, más concreto, del árbol de la autenticidad de las apariciones.

Qué tenemos que aprender de Medjugorje?

Cuando Dios quiere usar Su Omnipotencia para sorprender nuestra débil fe, y llamarnos a la conversión, no escatima en recursos.

Medjugorje es una masiva manifestación de Presencia Divina, un canal abierto al mundo sobrenatural. ¿Por qué Dios hace esto?. El motivo es muy claro: quiere llamar nuestra atención, para que no tengamos más excusas y nos entreguemos a una conversión profunda. Y también quiere que nuestra conversión sea una lámpara que ilumine a otros, para que se difunda la llama del Espíritu Santo entre más y más personas.

María es la Capitana del ejército celestial en estos tiempos de masiva negación de Dios. Por eso es Ella la que se presenta en todo su esplendor, para que nuestro corazón se abra y se entregue a ser soldados de Su ejército. ¿Cuál es la batalla?. Es el Triunfo del Amor, la difusión de la necesidad de obrar como Jesús nos enseñó con su ejemplo. El dio la vida en la Cruz, como suprema entrega de Amor a nosotros, que no lo merecemos.

María, como nuestra amorosa pastora, nos enseña el camino de imitación perfecta de la vida de Cristo, Su Hijo amado. ¡No podemos fallarle!.

MAS DE MARIA AQUÍ

Una respuesta a El tiempo de gracia en que vivimos, anunciado por María en Medjugorje

  1. Rodrigo Hernandez dice:

    Gracias por contar hechos de Medjugorje, que son
    testimonio de la presencia de Dios en este mundo.

    Sigo de cerca los mensajes de la Virgen de Medjugorje,
    es bueno interpretar estos mensajes de la forma correcta y no dar paso a la superficialidad de estos hechos sobrenaturales que nos rodean.

    Un abrazo en Cristo.
    Rodrigo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: